Alicante “pierde fuelle” ante la caída de la población extranjera

playa_calpe_alicante

La provincia de Alicante es uno los lugares de España en donde más se ha notado el éxodo de extranjeros a su países de origen. Ya sea por motivos laborales o familiares, la provincia de Alicante ha acusado un serio descenso en lo que se refiere a extranjeros con vivienda en la Costa Blanca.

En apenas un año, y tal y como arrojan los datos del  Instituto Nacional de Estadística (INE) publicado hace unos días, Alicante vive el mayor éxodo de extranjeros de los últimos años. Lidera un movimiento emigratorio que ha sido una pauta generalizada en el comportamiento de todo el país. Tal y como mantiene el INE, en la provincia hay 118.599 personas menos respecto a los datos publicados en enero del año 2013. Aún así, la provincia acoge casi el 70% de la población extranjera de la Comunitat. 

El ciudadano tipo que ha decidido marcharse corresponde a un patrón claro: procedente de Gran Bretaña o alemanes.  Al igual que en la Comunitat Valenciana, la población en España bajó en 2013 por segundo año consecutivo hasta los 46,7 millones de personas. En contraposición “choca” a simple vista la cifra de ciudadanos que han decidido hacer el camino a la inversa. Ya que “solamente” unos 34.505 españoles de la provincia reside en el extranjero.

Según el último patrón de censo en la provincia de Alicante hay un total de 469.417 extranjeros. Este dato coloca a la provincia como la tercera en España detrás de la actual número uno Madrid con 960.121 y Barcelona con casi 780.000 extranjeros residentes.  La provincia de la Costa Blanca supera por casi el doble de personas a Valencia y triplica los datos de Castellón.

Todo ello supone una rica variedad de culturas, idiomas que se funden en la provincia y que nos invita a ver postales de municipios tan distintos como San Fulgencio o la gran variedad de ciudadanos europeos de Orihuela Costa.  El 93% de los extranjeros que viven en la provincia han fijado su lugar de residencia en comarcas con litoral, si bien en los últimos años la presencia de este colectivo está aumentando proporcionalmente más en las de interior que en las costeras. Cada vez es más usual andar por las calles de estas urbanizaciones y ver carteles en inglés o alemán. Los ciudadanos que se han quedado traen una nueva cultura tanto gastronómica como en cosas tan dispares como el fútbol o la cerveza.

Be the first to comment on "Alicante “pierde fuelle” ante la caída de la población extranjera"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*