El club anula las trasferencias a los técnicos tras las palabras de Ferrándiz

carlosparodi

El sainete no tiene fin. Cuando parecía que el Hércules había tocado fondo, un nuevo giro del guión cambia toda la historia. Los entrenadores de la cantera, a pesar de lo que se había anunciado, no cobrarán ni el jueves ni el viernes de esta semana las nóminas pendientes, ya que el club decidió anular las transferencias bancarias que se habían ordenado a primera hora de la mañana del miércoles.

El motivo, según fuentes del club, es que Vicente Ferrándiz, apoderado de la Fundación, desveló en la rueda de prensa que el pago de las nóminas pendientes se había realizado desde la tesorería del Hércules, dato que la entidad no quería que se conociera ya que cualquier operación económica debe contar con el visto bueno de la comisión de seguimiento, formada por representantes de la LFP, AFE y el administrador concursal, que tutela las finanzas del club desde enero de 2013.

El Hércules no había comunicado a la comisión de seguimiento que se realizaba esta operación, por un valor de 20.000 euros,  y tras conocer la indiscreción pública de Ferrándiz ha procedido a anular las transferencias ante el temor de ser amonestado.

fill2Otra versión de los hechos apunta a un ataque directo de Carlos Parodi, presidente, quien al anular las transferencias quiso poner en evidencia a Ferrándiz y demostrarle que no tiene ningún poder sobre los empleados o las finanzas del club. En definitiva, una forma de dejarle en mal lugar tras su exhibición en la sala de prensa y de no salir al rescate de una Fundación que se desploma.

Ferrándiz había anunciado que se había dado orden por parte de la economista del club de realizar las trasferencias y que los entrenadores tendrían en sus cuentas, entre el miércoles y el jueves, todas las mensualidades pendientes, desde febrero a junio, ambos incluidos.

Lo único que todo esta situación garantiza es que la concentración de este jueves frente a la sede de la Fundación, a las 19.00 horas, reúna a más gente, ya que la indignación de los entrenadores, coordinadores y padres ha ido aumentando en los últimos días.

Sea como sea, la realidad es que el Hércules va de ridículo en ridículo ante la pasividad de Enrique Ortiz, máximo accionista de la entidad y responsable último de todo lo que sucede en el club. Los grandes perjudicados, como siempre, los técnicos de la cantera y el escudo del club, arrastrado por el fango por unos y otros.

Leave a comment

Your email address will not be published.

*