El Hércules entra en la recta final sin nada asegurado ni nada perdido

qhponferrada

En cualquier otra temporada, el Hércules ya tendría claro su objetivo. Pero está tan rara la competición en Segunda que a diez jornadas para el final puede pasar de todo. El ritmo de tortuga que marca el pelotón de cabeza, dirigido por el Eibar, es correspondido con la marcha de caracol del resto de los equipos con aspiraciones. Y por debajo de unos y otros, el Hércules, del que todos los rivales aún esperan aún un sprint.

El vestuario herculano no se cansa de repetir que tal y como están las cosas, a dos puntos del descenso, no hay otro horizonte que la permanencia. “El objetivo es aquello que está más cerca y ahora estamos más próximos al descenso que a la promoción (5 puntos)”, recordaba la pasada semana Héctor Font.

La competición entra en la última curva y al Hércules le esperan rivales de todo tipo. Tiene duelos ante equipos implicados en el descenso, ante gallitos de la categoría y frente a conjuntos de clase media que, como él, aún no han encontrado la postura este curso.

Haciéndose fuerte en casa, el Hércules tiene la permanencia casi asegurada, ya que recibe a varios rivales directos, como Girona, Alcorcón o Córdoba. Y si fuera capaz de arañar algo fuera en campos como Sabadell, Gijón o Las Palmas podría estar en disposición de luchar por la promoción.

Las rampas del último puerto de la Liga comienzan el domingo ante el Girona, colista. Ocasión de oro para que el Hércules meta tierra de por medio con un enemigo directo, al que alejaría en caso de ganar a 10 puntos, todo un mundo.

hercules-alcorconUna semana después, el Hércules visita Las Palmas, aspirante al ascenso al que ya se le ganó en Alicante. En plena Semana Santa llega al Rico Pérez el Córdoba, un clon del Hércules, ya que sus aspiraciones eran ambiciosas al inicio del curso, pero ahora lucha en tierra de nadie, aunque más cerca del abismo que de la gloria. La visita a Sabadell, un equipo instalado en la zona tranquila, y el partido ante el Murcia, rival con aspiraciones y al que tradicionalmente se le da bien Alicante cierran el primer ciclo del srpint final.

Las últimas cinco jornadas, en las que ya debe estar definido el objetivo del Hércules, se abren con una visita al Sporting, candidato al ascenso. Es, posiblemente, la salida más comprometida que le queda al grupo de Hernández. Una semana después será el Alcorcón de José Bordalás, ahora en zona de descenso, el que se juegue la permanencia en Alicante. Los últimos metros de la liga son aparentemente llanos para el Hércules, que recibirá al Lugo, un equipo en zona de nadie, viaja a Miranda, y cierra el curso ante el siempre imprevisible Barça B.

En las tres temporadas en las que se lleva disputado la promoción, la última plaza para luchar por el ascenso ha estado fijada en los 66 puntos en dos ocasiones (Valladolid 10-11 y Las Palmas 12-13) y en los 71 (Córdoba 2011-12), cifra esta última a la que ya no podría llegar el Hércules, que suma ahora 40, ni ganándolo todo este curso.

Por contra, la frontera del descenso ha oscilado entre los 46 (Salamanca 2010-11) y Sabadell (2012-13) y los 47 del Murcia el pasado curso, si bien se vio favorecido por el descenso administrativo del Guadalajara, que acabó la Liga con 50. Eso dice la estadística, pero la realidad es que nunca antes ha habido una liga tan comprimida en la que serán necesarios más puntos que nunca para no bajar y menos que casi siempre para ascender.

Quedan 30 puntos en juego y, en teoría, remontar cinco tampoco se antoja como una misión imposible. El problema es que el Hércules necesita regularidad y victorias, algo de lo que ha carecido durante todo el curso. No ha sido capaz de hacerlo hasta ahora, pero eso no significa que no se pueda lograr.

Be the first to comment on "El Hércules entra en la recta final sin nada asegurado ni nada perdido"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*