Sporting-Hércules (2-1): Otro paso más hacia el abismo

porticastilla

Slavisa Jokanovic, nuevo entrenador del Hércules, ya sabe lo que tiene entre manos. El serbio ha tomado el control de un grupo blando, deprimido y sin suerte. Lo sucedido en Gijón no es más que una metáfora de todo el campeonato. El equipo va de más a menos. Quiere, pero se despista y ya no puede. Ahora sólo dispone de cuatro partidos para enderezar el rumbo. El fin, no conviene engañarse, parece próximo, salvo milagro.

Ni el rival ni las circunstancias en las que se afrontaba el Hércules el partido en El Molinón, con una plaga de bajas, eran las ideales para esperar una resurrección. Sin embargo, por momentos el Hércules dio señales de vida, sobre todo en la primera parte. Llegó a adelantarse en el marcador y, al contrario de lo que sucedió en los últimos partidos, fue orgulloso hasta el último instante para buscar el empate.

Tampoco tiene el equipo esa dosis de suerte necesaria para salir de casa. Como en Las Palmas o Sabadell, un nuevo error arbitral, en esta ocasión un gol en fuera de juego, le impidió, al menos, sumar un punto. Suena a excusa, pero es una realidad. Al Hércules, por si faltaba algo, no lo respetan los árbitros.

La derrota mantiene al Hércules en una situación crítica, sin margen ya posible de error. Podría, incluso, descender la próxima semana si se dan una serie de resultados. La herida herculana no es que tenga mala pinta, es que parece mortal.

El nuevo Hércules de Jokanovic firmó una buena primera parte. No fue un cambio radical, pero sí algunos detalles interesantes que pueden ayudar. El equipo alicantino mostró más intensidad y su juego fue más vertical que en la anterior etapa. La puesta en escena, a pesar de las bajas, fue notable. Dominó el balón y las sensaciones ante un Sporting aturdido que, seguramente, esperaba menor oposición.

Mientras duró el orden, el Hércules se mostró compacto como una falange. Juntos, cerca los unos de los otros y siempre atento a la ayuda al compañero. Eso sí, como los milagros no existen, el equipo alicantino también tuvo enormes problemas para defender, sobre todo por el medio, donde Font y Hervás, dos jugadores poco dados al sacrificio sin balón, dejaron infinidad de huecos a sus espaldas.

hervasDe Lucas, que su mejor actuación en el Hércules, y Lekic desataron las hostilidades en las dos áreas, aunque ambas acciones fueron anuladas por fuera de juego. El Hércules, menos barroco con el balón en sus pies que en la era de Hernández, dispuso de una buena ocasión con un disparo de Eldin antes que De Lucas, superada la media hora, cazara un balón en el segundo palo para marcar.

El gol desató al Sporting, que reaccionó con contundencia y en apenas unos minutos dispuso de varias llegadas con peligro. Un mal despeje de Aulestia, rematado alto por Lekic, fue el preludio del empate, obra del debutante Jony. El joven jugador asturiano recorrió demasiados metros con el balón pegado al pie sin que nadie le molestara y su disparo, tras golpear en el palo, se coló en la meta herculana.

El Hércules, sin un medio centro ancla que sujetara al equipo, sufría cada pérdida de balón como si fuera un latigazo. El empate enloqueció aún más el partido. Pareció, por momentos, que se jugaba el último minuto del último partido de la Liga.

Portillo, tras una gran dejada de De Lucas, perdonó lo imperdonable ante Cuéllar, ante el que estrelló el balón con todo a favor para marcar. Y apenas unos segundos después era Scepovic, tras una contra asturiana, el que no lograba definir ante la portería alicantina.

El paso por los vestuarios tranquilizó a los dos equipos. El Hércules intentó como mecanismo de defensa estirar sus posesiones y no cometer errores, mientras el Sporting decidió vivir del contragolpe y, sobre todo, de la velocidad de Jony, una pesadilla para Ortiz. Un disparo lejano de Ferreiro y un remate de Santi Jara alto.

Tuvo suerte el Sporting porque Lora debió ver la segunda amarilla por una entrada a Eldin que cortaba una contra herculana. Paso a paso el conjunto asturiano fue empujando al Hércules hasta su área, hasta que encontró el gol de forma polémica. Lekic, tras una falta, remató de cabeza, solo, en posible fuera de juego ante la pasividad del árbitro y de la defensa herculana. Jokanovic no se aguantó mucho más y movió el banquillo, dando entrada a Assulin por Eldin.

No hubo capacidad de respuesta por parte del Hércules, más allá de las aventuras individuales de Assulin. El equipo alicantino, con Aitor como medio centro defensivo de emergencia, quedó expuesto a las contras asturianas. Jony y Guerrero, cuyo remate encontró una espectacular respuesta de Aulestia, rozaron el tercero.

La opción herculana llegó a balón parado, casi en el ocaso, con un disparo de falta de De Lucas que Cuéllar atajó sin problemas. Fue el último aliento de un equipo que se olvidó de competir durante meses y al que ya no le sale nada.

FICHA TÉCNICA:

SPORTING: Cuéllar; Lora, Luis, Iván, A. Menéndez; Jara (Mendy, min. 80), Sergio, Barrera, Jony (Bustos, min. 83); Scepovic y Lekic (Guerrero, min. 69).

HÉRCULES: Aulestia; Ortiz, Carbonell, Echaide, Álex Muñoz; Javi Hervás, Héctor Font (Aitor, min. 79); Ferreiro, De Lucas, Eldin (Assulin, min. 65); Portillo.

ÁRBITRO: Jaime Latre (Aragón). Mostró tarjeta amarilla a Lora, Luis Hernández, Iván Hernández y Guerrero (2) por el Sporting, y a Eldin, Carbonell y Ortiz por el Hércules. Expulsó a Guerrero en el 88 por doble amarilla. 

GOLES: 0-1: De Lucas (min. 32). 1-1: Jony (min.37). 2-1: Lekic (min. 63).

CAMPO: El Molinón. 17.500 espectadores. 

Be the first to comment on "Sporting-Hércules (2-1): Otro paso más hacia el abismo"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*