Batalla en el bosque: Gran Premio de Alemania (Hockenheim) de Fórmula 1

wpid-Captura-de-pantalla-2014-07-15-a-las-13.03.26.png

El del domingo será el Gran Premio de Alemania número 61 válido para el Mundial de Fórmula 1. Se ha disputado en tres circuitos distintos: Avus, Nurburgring y Hockenheim, aunque se podrían contar cinco, puesto que dos de ellos han sufrido considerables cambios a lo largo de su historia. La Scuderia Ferrari ha ganado esta carrera en 21 ocasiones, que equivale al 35% de las veces.

Los años Cincuenta. La primera carrera de F1 fue en 1951 sobre Nurburgring, de 22,8 kilómetros y más conocido como el Infierno Verde, una pista dificilísima, apta solo para campeones. Aquel año el triunfo fue para la Scuderia Ferrari, con Alberto Ascari al volante. El italiano repitió año siguiente, mientras que la marca de Maranello firmó el triplete con la victoria de Giuseppe Farina y el Ferrari 500 en 1953. La Scuderia se impuso también en 1956 gracias a Juan Manuel Fangio. La carrera se celebró solamente una vez en Avus, Berlín, y Ferrari se la llevó también. Aquel trazado se componía de dos rectas unidas por dos curvas parabólicas en cada extremo que devoraban los neumáticos. La carrera se tuvo que disputar en dos tandas, ambas ganadas por Tony Brooks en un 246.

Los años Sesenta y Setenta. Cuatro años después, en 1963, fue John Surtees el que ganó, repitiendo hazaña al año siguiente cuando, al volante de un 158, conquistó una prueba que resultaría crucial de cara a la conquista del título al final de la temporada. Gracias a aquel doblete, el inglés se ganó el apodo de Ringmeister. Ferrari volvió a triunfar en Nurburgring en 1972 cortesía de Jacky Ickx y otra vez en 1974, con el suizo de Clay Regazzoni. Aquí se vivió uno de los peores momentos de la historia deportiva cuando, el 1 de agosto de 1976, Niki Lauda sufrió un terrible accidente que le dejó cicatrices de por vida. Lauda estuvo a punto de morir; se temió por la vida del austriaco durante mucho tiempo, pero Niki se recuperó y volvió para convertirse en el primer ganador sobre el nuevo escenario de la carrera, el Hockenheim en su diseño original, con sus seis kilómetros de rectas entre los arboles del Bosque Negro. La vuelta acababa en la complicada sección Motodrom, una serie de difíciles curvas que requerían de un alto nivel de carga aerodinámica.

Los años Ochenta y Noventa. En 1982 Patrick Tambay ganó en un 126 C2, pero a nadie le quedaron ganas de celebrarlo. El día antes, en la sesión de clasificación, el piloto de la Scuderia Didier Pironi, en la lucha por el título, fue víctima de un terrible accidente que puso fin a su carrera automovilística. Todo ello llegaba pocos meses después de la tragedia de Gilles Villeneuve. Al año siguiente, Rene Arnoux se llevó la victoria con el 126 C3. En 1985, el Gran Premio volvió a un Nurburgring completamente reestructurado, convertido en un autódromo moderno, si bien carecía del encanto del anterior. Michel Alboreto ganó en un Ferrari 156-85 y se puso líder del campeonato. Tendrían que pasar nueve años para que otro piloto de Ferrari volviera a subirse al escalón más alto del podio: el autor de aquel éxito no fue otro que Gerhard Berger quien, al volante de su 412 T1, interrumpió una sequía que se había extendido a lo largo de 59 Grandes Premios.

La década de 2000. Cinco años más tarde, Eddie Irvine se llevó la victoria mientras que en el año 2000, Rubens Barrichello aprovechó la entrada del Coche de Seguridad y, con un buen pilotaje, resistió en pista con neumáticos lisos pese a que una tormenta azotaba a la mitad de la misma. Michael Schumacher ganó en 2002 en el debut del nuevo Hockenheim, un circuito completamente distinto del anterior, sin las largas rectas del bosque y con una gran curva llamada Parabólika que unía la primera y la última parte del trazado. El histórico Motodrom se mantuvo, pero a partir de ese momento el circuito pasó a ser menos exigente que en el pasado, al requerir ahora de un mayor nivel de carga aerodinámica. El piloto alemán volvió a imponerse en 2004 y 2006, mientras que las dos últimas victorias de la Scuderia Ferrari llegaron de la mano de Fernando Alonso, protagonista en territorio alemán en 2010 y en 2012.