Hongqi L5, el vehículo chino más caro

wpid-Captura-de-pantalla-2014-05-04-a-las-18.33.32.png

Captura de pantalla 2014-05-04 a la(s) 18.33.32 Captura de pantalla 2014-05-04 a la(s) 18.33.39 Captura de pantalla 2014-05-04 a la(s) 18.33.48 5758f1b0-ccc4-11e3-b107-c1cc240235e1_hongqi-l5-rear-quarterCaptura de pantalla 2014-05-04 a la(s) 18.34.27Chinese Hongqi L5 Sedan Cost $800,000 Captura de pantalla 2014-05-04 a la(s) 18.34.36 Captura de pantalla 2014-05-04 a la(s) 18.35.08 Captura de pantalla 2014-05-04 a la(s) 18.35.19 Captura de pantalla 2014-05-04 a la(s) 18.35.35 56f1f280-ccc4-11e3-a4c7-63ef88992129_Hongqi-interiorhongqi-l5-limo-interior-2_mesr

En el Salón del Automóvil de Pekín, fue presentado el Hongqi L5, el vehículo más caro de China, al costar los cinco millones de yuanes (567.000 euros) que un empresario pagó por él en el mismo expositor.

La marca Hongqi, que significa Bandera Roja y es la más antigua del país porque fue fundada en 1958 por Mao Zedong. Hongqi es un chino de automóviles de lujo marca propiedad de la fabricante de automóviles FAW Car Company , a su vez filial de FAW Group . Los coches Hongqi fueron los primeros vehículos de pasajeros chinos producidos en el país. En primer lugar fabricados en 1958, los modelos originales Hongqi eran sólo para los de alto rango del partido de élite y se mantuvo en producción hasta 1981. La gama actual comprende el Hongqi H7 (un coche ejecutivo basado en la plataforma Toyota Corona), L5, L7 y L9.

El Hondgqui L5 incorpora un motor de seis cilindros y 408 caballos, tiene un cambio automático de seis velocidades y mide 5,5 metros de largo.En su espacioso interior, que parece un despacho más que el habitáculo de un coche, destacan los sillones de cuero blanco, las incrustaciones de madera, los tiradores de las puertas con un baño de jade y hasta una consola para colocar el ordenador o la «tablet» y seguir por internet las cotizaciones de la Bolsa mientras el chófer conduce camino de la oficina. Aparte de todas estas filigranas, el Hongqi L5 sigue brillando por su estilo «retro», como se aprecia en su parrilla frontal, que no desmerecería en los Cadillacs más suntuosos de los años 50 y 60. Y, por supuesto, no olvida lucir con orgullo en su reluciente carrocería la «Bandera Roja» que simboliza su marca, ya que lo más probable es que muchos de los magnates que lo compren pertenecerán al Partido Comunista.