La Generalitat Valenciana prioriza la conservación de carreteras

wpid-carretera_valencia_0.jpg

La Conselleria de Infraestructuras ha licitado y adjudicado 9 contratas de 19 millones cada una para mantenimiento de carreteras en los próximos años, lo que supone 170 millones para la conservación de la red viaria, según ha explicado el director general de Obras Públicas, Proyectos Urbanos y Vivienda, Vicente Dómine.

Para el director general “en un momento de dificultades presupuestarias desde la conselleria se ha priorizado la conservación y el mantenimiento de las carreteras valencianas”.
Dómine ha hecho estas declaraciones durante la inauguración de las jornadas \’Conservación Integrada de Infraestructuras del Transporte\’ que celebra la Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructuras (Acex) en colaboración con la conselleria en el Centro de Turismo de Valencia.


El director general defendió el concepto de “servicio público de vialidad” para referirse a la conservación de carreteras “ya que el buen estado y mantenimiento de los 3.000 kilómetros de carreteras que tenemos en nuestra Comunitat es un servicio público importante para el ciudadano como puede ser la educación o la sanidad”.
Además ha señalado que “no sólo nos dedicamos a la conservación sino que también hay que innovar y ahora estamos impulsando una línea que es la red de carreteras de transporte público de viajeros”. Frente al tópico de que la carretera sólo es para el transporte privado, Dómine ha defendido que “en realidad se transportan tres veces más pasajeros en transportes público por carretera que por otros medios como el ferrocarril”.


Dómine indicó que en la Comunitat Valenciana hay dos elementos novedosos que la Generalitat está desarrollando en materia de red viaria. El primero es la elaboración de un manual para el diseño de las paradas de autobús de la red de transporte autonómica. Un manual que plasma cómo deben ser las paradas para resolver los problemas de accesibilidad de personas con discapacidad, problemas de iluminación, marcas viales, seguridad, andén, etc. 


En este sentido comentó que “al igual que nos planteamos la accesibilidad en los trenes, en los autobuses y transporte por carretera deben darse las mismas condiciones para, por ejemplo, que un bus que tenga rampa de discapacitados pueda acercarse a la parada de forma que facilite el acceso y hacerlo con seguridad”. Dómine ha añadido que “las paradas experimentales que se han puesto en marcha funcionan muy bien y queremos trasladar esta experiencia a otras comunidades autónomas”.
El segundo aspecto que Dómine ha señalado como novedoso es “la puesta en servicio en la Comunitat de una plataforma viaria reservada de exclusivo transporte público que además funciona de modo eléctrico: el TRAM de Castellón”. Para el director general “el TRAM nada tiene que envidiar al tranvía convencional o el ferrocarril y además tiene cero emisiones contaminantes y unos costes más asequibles”. Dómine ha resaltado que esta innovación, el TRAM de Castellón, “muestra su éxito en que lleva funcionando seis años con total solvencia y se va a extender en breve al frente marítimo de Castellón” según Seopan