Un peculiar Volvo cabrio cumple 60 años: el Volvo Sport

wpid-5675_1_5.jpg

5674_1_55687_1_5  5640_1_55611_1_5

El 2 de junio de 1954 hizo su debut el Volvo Sport: un turismo biplaza que fue el primer vehículo deportivo de la compañía. Pero ni su bajo peso ni la fiable tecnología de Volvo fueron suficientes y la producción cesó justo después de que se hubieran fabricado 67 unidades. ¿O fueron 68?

El nombre del nuevo vehículo era corto y atractivo: Sport. Tenía una carrocería corta y abultada, con una gran rejilla que parecía una turbina. La distancia entre ejes era 20 cm más corta que la del Volvo PV 444, cuya mecánica compartía. Bajo el capó había una versión adaptada de 1,4 litros del motor del PV 444, con doble carburador y 70 caballos de potencia. La velocidad máxima especificada era de 155 km/h.

El Volvo Sport fue el resultado directo de los muchos viajes de reconocimiento realizados a EE. UU. por el fundador y director general de la empresa, Assar Gabrielsson, a comienzos de la década de 1950. En su afán por conocer en profundidad el mercado antes de presentar Volvo al otro lado del Atlántico, se reunió con mucha gente del sector del automóvil. Una de las empresas con las que entró en contacto fue Glasspar, ubicada en Montecito, California, que desde 1951 utilizaba un nuevo material en la construcción de cascos para embarcaciones y carrocerías para vehículos deportivos: la fibra de vidrio.

A Gabrielsson le interesó muchísimo el proceso de fabricación y quiso saber cómo funcionaría el material en Suecia. Además, también se dio cuenta de que en EE. UU. había un enorme interés por los vehículos deportivos europeos de pequeño tamaño: ¡Volvo debía fabricar uno!

En 1953, Glasspar recibió el encargo de diseñar una carrocería, producir moldes, construir el primer prototipo y formar al personal de Volvo en el diseño y fabricación de carrocerías de fibra de vidrio. Al volver a Gotemburgo, los ingenieros de Volvo debían desarrollar un chasis de estructura adecuada para esa carrocería.

 Breve tiempo de desarrollo

El proyecto progresó a un ritmo rápido. A comienzos de 1954, Glasspar había entregado a Volvo el primer prototipo manejable, aunque estaba lejos de estar totalmente desarrollado. Por ejemplo, carecía de capota y ventanillas laterales que pudieran bajarse. Los prototipos fueron duramente criticados durante las pruebas internas. El chasis era demasiado frágil, el plástico se agrietaba, las puertas no encajaban y la caja de cambios de tres velocidades distaba mucho de ser deportiva.

Cuando llegó el momento de su presentación en el aeropuerto de Torslanda, se habían terminado otros dos prototipos y Volvo pudo demostrar que su proyecto de vehículos deportivos iba en serio. A los asistentes se les anuncio que el vehículo llegaría al mercado en 1955 y que se fabricaría una primera serie de 300 vehículos, todos ellos destinados a la exportación.

Inmediatamente después de la primera presentación estatica , Volvo realizó una gira de demonstración con los tres vehículos y visitó todos los concesionarios de Volvo en Suecia.

 El comienzo de algo nuevo

En la primavera de 1956 se entregaron los primeros vehículos a clientes de países como Sudáfrica, Brasil, Marruecos y EE. UU. Sin embargo, también se entregaron algunas unidades a clientes suecos: ya que la política original de que el Volvo Sport se destinaría exclusivamente a la exportación había sido reconsiderada. Durante este tiempo se rediseñaron varios aspectos del vehículo, que ahora tenía capota y ventanillas que podían bajarse. Sin embargo, la caja de cambios seguía teniendo solo tres velocidades.

La fabricación y las ventas fueron despacio y, durante el primer año, solo se fabricaron 44 unidades. En 1957 se construyeron otras 23, pero el recién nombrado director general, Gunnar Engellau, decidió detener inmediatamente la producción tras haber conducido un Volvo Sport durante un fin de semana. El vehículo no cumplía los requisitos de calidad de Volvo y la empresa estaba perdiendo dinero con cada unidad vendida.

El número total de vehículos fabricados fue de 67, aunque una investigación posterior demuestra que, probablemente por descuido, dos de ellos tenían el mismo número de chasis, el 20. Esto significaría que se fabricaron 68 Volvo Sport. Curiosamente, muchos de estos vehículos aún existen: se conoce el paradero de unos 50.

A pesar del fracaso del P1900 —como se conocía internamente al vehículo—, este proyecto proporcionó a Volvo una experiencia muy útil. Poco después de interrumpir la producción del Volvo Sport, el director general Gunnar Engellau encargó un nuevo vehículo deportivo, esta vez de acero. Cuatro años más tarde se lanzó el Volvo P1800: un éxito significativamente mayor para Volvo.

Be the first to comment on "Un peculiar Volvo cabrio cumple 60 años: el Volvo Sport"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*