Brasil 2014, el Mundial de la Corrupción

wpid-Captura-de-pantalla-2014-02-11-a-las-21.12.34-1.png

Brasil 2014 2 Todos los amantes del fútbol estamos esperando a que llegue el día 12 para que arranque el Mundial 2014. Una oportunidad para revalidar el título de campeones y enfundarnos la segunda estrella en el pecho. Tal vez, la última vez que veamos defender la camiseta en un Mundial a jugadores como Xavi, Xabi Alonso, Casillas, Iniesta… A pesar de todo esto, no todo el mundo (estoy hablando de la sociedad brasileña) espera con tanta ilusión la llegada del Jueves 12. Y sinceramente, empatizando con ellos, les entiendo. Este Mundial, es según la Presidenta de Brasil, Rouseff “Mundial de los Mundiales”. Tal vez tenga razón, pero no en el sentido positivo.

Brasil, que a pocos días de empezar el Mundial debería de ser un lugar envidiable donde todo el mundo quisiera estar y disfrutar de una gran fiesta, está siendo por culpa de algunos, un espejo donde NO mirarse. La sociedad brasileña, la gran perjudicada lleva meses alzando la voz, tratando de que el gobierno brasileño escuche y atienda sus necesidades de primer nivel, como son la educación y la sanidad. El Gobierno ha desatendido a su población, ha desalojado a centenas de miles de familias para centrarse y preparar su único objetivo, el Mundial 2014. Es triste, muy triste. Familias, padres, niños que no tienen plato que llevarse a la mesa. Mientras tanto, estadios en construcción que pasan de los 200 millones de euros a los 700 millones de presupuesto. Este incremento en las facturas, otro asunto muy dado en Brasil durante esta organización. Estadios, que por cierto, a 12 días de que Brasil 2014 3arranque el Mundial siguen sin estar terminados. Es más, durante estos últimos meses, varios estadios se han derrumbado parcialmente causándole la muerte a varias personas. Ronaldo, un símbolo del futbol mundial y brasileño, también ha mostrado su descontento con la organización del mundial del cual es embajador. Palabras que no han debido de sentar muy bien al Gobierno de Brasil.

Por ello, la sociedad ha invadido las calles para mostrarse en contra de la organización de un Mundial que es posible que les aporten ingresos durante dos o tres semanas pero no resolverá los graves problemas que vive la sociedad brasileña. Decenas de grafitis reivindicativos han ido difundiéndose por redes sociales haciendo que la gente de otros países consiga entender como se siente el brasileño de a pie. No el de los despachos. La situación de Brasil recuerda a la época romana “Pan y circo” para el pueblo. Desgraciadamente, en esta ocasión sólo circo, y nada de pan.

Una Copa del Mundo que debería ser un evento deportivo para embellecer a un país, darle un empuje económico importante y hacer que los ciudadanos de los países organizadores se sientan orgullosos de serlo, esta ocasión se ha convertido en un verdadero suplicio y calvario. ¿Por qué? Porque unos señores vestidos de traje, alejados de la realidad, han decidido que sería bonito organizar un evento de tales características. Y aparte de bonito, bastante rentable para el bolsillo. Esto del bolsillo lo digo porque justamente estos días la prensa inglesa ha dicho que el Vicepresidente de la FIFA, si se confirma la corrupción en la elección de Qatar como organizadora del Mundial 2022, pedirá rehacer las votaciones y elegir una nueva sede para el Mundial. Aquí hay gente que se está untando de dinero a costa de los demás, y nadie hace nada.

Blatter, Platini, ¿algo que decir?

Brasil 2014