La campaña autonómica ya ha empezado

wpid-clement.jpg

Uno de los políticos valencianos del PP que puede hablar con propiedad de estos asuntos me negaba hace algún tiempo que la europea fuera su guerra. Y supongo que seguirá diciéndoselo hoy a quien le pregunte. Porque la suya es la batalla autonómica. Que, por una vez, no empezará cuando acabe la elección al parlamento de los 28, sino que lo ha hecho exactamente cuando la candidatura del PP ha sido dada a conocer.

En parte porque a González Pons -como ya sugerí en un artículo anterior- se le levanta por esa vía la cuarentena valenciana en el PP nacional (con permiso de Susana Camarero, que fue la primera). Pero sobre todo por lo que ha de venir desde Madrid en próximas fechas. Primero, un paquete de medidas económico-populistas del que Rajoy hará uso a manera de munición para Arias Cañete y el PP en general. Y segundo -esto me temo que llegará allá por Septiembre-, la ansiada revisión del sistema de financiación conque Rajoy se supone que quiere parar la deriva independentista de Cataluña y la fuga de votos del fundamental granero valenciano de una tacada.

El recuerdo del Tripartit catalán, mezclado con la penosa imagen de estos días del bipartit (uno menos) andaluz, serán también agitados convenientemente de aquí a un año. Curiosamente Rita Barberá -vía entrevistadora madrileña en ABC– acaba de sugerir como alternativa entendimientos postelectorales con el PSOE, como El Mundo ha publicado que Fabra ha hecho recientemente en Madrid. A Ximo Puig no le veo -ni le oigo- nada interesado en pactar con Compromís. Tampoco con Blanco, eterno enfadado con el mundo además de tentado de disputarle a Marga Sanz la cabeza de cartel de EU a la Generalitat. Como él sí que habla valenciano …

Hay otra cosa más que indica que la campaña autonómico-local ha empezado: que ya todo el mundo da por hecho lo que a mí me ha parecido siempre una evidencia: que Fabra y Barberá serán -y ahora con más motivo- cabezas de cartel. Rita demuestra una vez más su inteligencia prefiriendo ser cabeza de ratón (¡menudo ratón!) que cola de león autonómico (lo descarta de nuevo en ABC, recuerden a McLuhan) o nacional (ministerio). En el haber del President, sobre todo, y pese a la polémica de RTVV que ha desactivado mediáticamente en gran medida en cuestión de días, la imagen de combatiente de cualquier apariencia de corrupción interna.

Díaz Alperi la ha ahorrado una bala, aunque para ello hiciera falta que atacara al que muchos creen el Arriola valenciano, Zaplana, Eduardo, al que, diga lo que diga el exalcalde, nunca nadie le ha probado nada. Y mira que lo han intentado. Tan clara es ya la evidencia de que Fabra y Barberá serán cabezas de cartel, y de que, por tanto, Fabra crece en fuerza y respaldo interno, que el calpino César Sánchez, que se supone que le movía la línea roja de la imputación junto con el otro Zaplana, José Juan, ha ido a ABC en 4 días a dejarle claro al director del medio, y de paso al PP alicantino y al otro, que Fabra es el único líder, y sus líneas, rojas, verdes o amarillas, las únicas líneas.

Vicente Climent
@vtecliment