Parados de larga duración, socialdemocracia pepera…

ramón guillen vox

En una nueva vuelta de tuerca neoliberal del Partido ¿Socialista? ¿Obrero? ¿Español? (PSOE), su think tank o «sociedad de pensamiento» —como entiendo se tendría que decir en castellano— el Patronato de la Fundación Alternativas en su reciente informe sobre ‘Los parados de larga duración en España’ en la crisis actual, plantea reducir el subsidio por desempleo que perciben dicha tipología de parados (tienen tal consideración aquellos que llevan más de un año sin trabajo), para impulsarles a aceptar una oferta de empleo.

¡Ojo! Esto, como no podría ser de otra forma, no lo propone el socialdemócrata Partido Popular de Miguel Arias Cañete, ni su FAES, como podrían pensar los miles de liberales patrios que lo han venido apoyando en las urnas en sucesivos comicios. Lo gracioso es que este texto de dicho laboratorio de ideas (en cuyo Patronato figuran el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el expresidente del Gobierno, Felipe González) contradice abiertamente el punto 5º del programa electoral de los socialistas para las Europeas de este domingo, en el que se reclama algo tan extemporáneo —desde el punto de vista de p. ej. Carlos Slim— como un subsidio comunitario para los desempleados mayores de 55 años.

Este autor, que se considera liberal, o mejor dicho, ordoliberal (que proviene del maridaje entre los postulados liberales y los demócrata cristianos), no niega que haya podido ocurrir que los individuos que pueden acceder a los subsidios asistenciales se encuentren en una situación más «favorable» como parado que como ocupado muy mal retribuido; sin embargo, haciendo cierta la frase del economista y sociólogo alemán Wilhelm Röpke, (difusor del Ordoliberalismo), de que «un buen cristiano es un liberal que se ignora», no creo que esa situación de dependencia sea plato de gusto para ningún español (autóctono o foráneo) en ese triste trance, y como buenos compatriotas y mejores cristianos hemos de ayudarlos y no dejarlos tirados como juguetes rotos a su suerte.

En este sentido, y si nos fijamos en el punto tercero del decálogo de principios políticos expresados en la Agenda de Renovación de la vida española propuesta por el Partido VOX, se defiende la justicia social (esa misma que viene reivindicando el Papa Francisco I o Padre Bergoglio como al súper humilde Obispo de Roma le gusta que le llamen) con la expresa «defensa y promoción de la solidaridad con los sectores más vulnerables de la sociedad».

Y esto es fácilmente entendible por cualquier liberal en lo económico que crea en la economía de un mercado libre corregido bajo unos mínimos solidarios que garanticen los derechos sociales y la protección de los intereses de la colectividad, y en lo social, en la igualdad de oportunidades de todo ciudadano en una sociedad libre. Ese es el pensamiento económico y social compartido a grandes trazos por el Partido al que voy a votar el día 25, aquél que sabe que «El futuro de los servicios sociales pasa por que no se distraigan recursos en acciones que no respondan al bien común.» Y que «La salida de la crisis no llegará por la subida de los impuestos sino por la generación de riqueza.»

Del mismo modo, en Vox sabemos bien que «Para asegurar la sostenibilidad del estado del bienestar europeo es necesario encontrar un nuevo equilibrio entre los derechos de las personas y la responsabilidad que los ciudadanos deben asumir respecto a la sociedad en la que viven. No es el objetivo de la Unión Europea el crear directamente puestos de trabajo, pero lo que sí debe hacer la Unión es sentar las condiciones necesarias para que sus ciudadanos puedan innovar y desarrollar sus proyectos, los cuales, a la postre, se convertirán en tasas crecientes de ocupación.» Y «Como creemos que la mejor política social es la de crear empleo, en VOX apoyamos las políticas activas de empleo para ayudar a los desempleados a encontrar trabajo. El desempleo no sólo supone un peligro para la cohesión social, sino que es una tragedia para la dignidad de las personas, que no pueden vivir de forma indefinida sin ganarse el sustento.»

Por lo tanto, alicantinos liberal conservadores de centro derecha tenedlo claro, ni el anarcocapitalista (en la peor acepción del «maricón el último» y «qué se las apañen como puedan») PSOE de Elena Valenciano va a solucionarle el problema a los parados de larga duración que sus erradas políticas laboral, fiscal y económica provocaron durante la aciaga etapa de ZParov, cortándoles el suministro de los 426 euros de subsidio de subsistencia; ni el PP socialdemócrata sabrá crear las condiciones propicias para generarles empleos, entre otros motivos, porque lleva dos años y medio de legislatura con mayoría absoluta y no ha sabido o querido hacerlo. Vox sí estará dispuesto en darles voz a los españoles más desfavorecidos que peor lo están pasando por culpa de, como dice Santiago Abascal, las desastrosas políticas de «los dos de siempre (PPPSOE) y de los dos de nunca (PNVCiU)».

Ramón Guillén

Miembro de Vox Alicante

Be the first to comment on "Parados de larga duración, socialdemocracia pepera…"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*