El PSPV quiere tener ‘un millón de amigos’

wpid-ximo-puig-segorbe1.jpg

Como cantaba Roberto Carlos, el PSPV quiere tener ‘un millón de amigos’. Pero no para cantar más fuerte, sino para que les voten en las elecciones europeas. Es el objetivo de la campaña de movilización que los socialistas valencianos presentaron el lunes por la tarde, con la que pretenden reactivar a esos votantes de su partido que, sobre todo en la Comunidad Valenciana, llevan años adormecidos.

La estrategia fue presentada por el vicecoordinador de la campaña, Víctor Sahuquillo, y Antonio Hernando, Secretario de Relaciones Institucionales, Políticas y Autonómicas del PSOE. La reunión, que se repetirá el martes en la provincia de Alicante, congregó a los coordinadores de campaña, secretarios generales y secretarios de organización locales de los pueblos de más de 15.000 habitantes de las provincias de Castelló y Valencia.

La campaña, avanzada por el secretario general, Ximo Puig, pretende continuar con el trabajo de captación de simpatizantes iniciado con las primarias abiertas en las que se eligió al candidato del PSPV a las elecciones autonómicas de 2015 y en las que votaron más de 40.000 personas. El objetivo es mantener el pulso antes de llegar a esa fecha y, aprovechando los comicios europeos, alcanzar la cifra de 100.000 simpatizantes del partido. Para que cada uno de ellos se convierta en “activista”.

Los socialistas valencianos quieren que sus militantes y simpatizantes ejerzan de transmisores de los valores del PSPV a su entorno más cercano. “Que les convenzan de que somos la mejor opción”, sería mejor que cualquier cartel o mitin. Si cada uno de esos 100.000 activistas hablara con diez personas, el mensaje llegaría a un millón de ciudadanos valencianos.

Es el ejemplo más claro de la campaña “de proximidad” que quieren llevar a cabo los socialistas valencianos. Volver al “boca a oreja”El plan de actuación trazado desde el comité de campaña del PSPV incluye un plan de movilización que implica la actuación directa sobre las 3.476 secciones electorales en las que se divide la Comunidad Valenciana. Para ello se dará especial protagonismo a cerca de 25.000 interventores y apoderados que trabajarán sobre el terreno el día de las elecciones el próximo 25 de mayo.

“Esta no es una campaña de políticos, es una campaña de ciudadanos”, reivindicó Puig. El líder del PSPV iniciará, después de Semana Santa, una serie de encuentros con los simpatizantes, interventores y apoderados que participarán en la campaña. “Ellos son los verdades protagonistas de nuestro partido. Son nuestro ejército de activistas”, afirmó.