“La Caixa” apoya a niños de la Comunidad en sus estudios

wpid-material-escolar.jpg

El director de instituciones de ‘la Caixa’ en Levante y Murcia, Salvador Sanchis, y el delegado de Save the Children en la Comunitat Valenciana, Rodrigo Hernández, han anunciado que la Obra Social ‘la Caixa’ facilitará equipamiento escolar a 2.688 niños valencianos en situación de vulnerabilidad en el marco del programa CaixaProinfancia, dirigido a hogares con menores de 0 a 16 años en riesgo o situación de exclusión social.

Estas prestaciones, disponibles durante todo el curso, tienen como objetivo principal favorecer la escolarización normalizada y aumentar el compromiso e implicación de los padres en la educación de sus hijos. Las ayudas incluyen diferentes modalidades de refuerzo escolar o estudio asistido, apoyo psicomotor, atención logopédica y equipamiento escolar.

Además, este año, CaixaProinfancia ha reforzado sus acciones para la vuelta al colegio con la entrega de un kit básico de material escolar a los niños de 3 a 16 años atendidos por el programa en Valencia. Los kits, que incluyen una mochila escolar, libreta caja de colores, bolígrafo, lápiz y estuche, son distribuidos por las 22 entidades sociales encargadas de desarrollar CaixaProinfancia en la ciudad y su área metropolitana, coordinadas por Cáritas Diocesana de Valencia, Save the Children Valencia y Secretariado Gitano.

CaixaProinfancia trabaja con la premisa que las condiciones de entorno, como la salud, la organización familiar o la red social influyen directamente sobre los procesos de aprendizaje y la escolarización, de manera que los niños y adolescentes que viven en contextos frágiles tienen más dificultad para conseguir el éxito escolar.

Por ello, la situación de pobreza que afecta a los niños atendidos por el programa suele estar asociada a un conjunto de necesidades educativas que van más allá de las problemáticas puramente académicas. A menudo también se requieren acciones específicas de apoyo educativo personalizado o, incluso, estrategias integrales que, con la mirada puesta en el aspecto académico, aseguren un adecuado acompañamiento educativo de cada menor y sus familias.

Con el refuerzo educativo se pretende desarrollar en cada participante sus competencias básicas, mejorar los hábitos de estudio, promover la autonomía en el aprendizaje, incrementar las expectativas ante la posibilidad de éxito, e impulsar los resultados académicos o el rendimiento escolar. Con todo ello, también se espera mejorar la autoestima de cada niño y adolescente y fortalecer los procesos de socialización e inclusión social.