El hombre que decidirá la desconexión valenciana de TVE

wpid-rtve-644x362.jpg

La trayectoria profesional de José Antonio Sánchez es larga y está repleta de coincidencias. Lo descubrió Luis María Ansón quién se lo llevó al diario ABC cuando le encargaron la dirección del medio. Antes de ABC ejercía en la agencia EFE como cronista parlamentario, función que seguiría desempeñando en el diario. A raíz de frecuentar la cámara, fue fraguando amistad con algunos de los políticos de la época, como Eduardo Zaplana, a quién ya conocía porque coincidir en Benidorm. Después de la prensa escrita, dirige las ondas de Unión Ibérica radio y acaba presidiendo RTVE durante el gobierno del ex presidente Aznar.

Ahora, el grupo parlamentario popular quiere rescatar la labor que ejerció en la corporación como director general entre los años 2002 y 2004 proponiéndolo como presidente de RTVE. Sánchez es actualmente director general de Telemadrid. De Sánchez dependerá que se cumpla la petición del Presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, de tener dos horas de desconexión para poder emitir un informativo en valenciano y la popular serie, La Alquería Blanca. que se siguió retransmitiendo por internet al cierre de la televisión pública valenciana.

El Partido Popular no es el único que ha propuesto un nombre. UPyD, tras recibir el currículum de 9 aspirantes, ha propuesto a Francisco Javier Montemayor Ruiz, que ha sido director de programas de TVE con gobiernos del PP y del PSOE, de marzo de 1997 a octubre de 1998 y de febrero de 2006 a febrero de 2007, y recientemente ha sido director de contenidos de Castilla-La Mancha Televisión de abril de 2010 a enero de 2011.

El PSOE lo rechaza

Además de su estrecha vinculación con el mundo del periodismo, pues es licenciado en Ciencias de la Comunicación, Sánchez ejerció en la empresa telefónica ocupando el cargo de director general de coordinación institucional después de que los socialistas ganasen las elecciones en el 2004 y se marchase de RTVE.

Aunque no dudan de su profesionalidad como comunicador, esta estrecha vinculación con algunos de los políticos populares y su puesto en la empresa telefónica han supuesto que el PSOE no apoye su nombramiento como presidente de la corporación y aluden al “balance negativo” que dejó durante su gestión en Prado de Rey durante la etapa de Aznar. Temen también que lleve a la corporación “el modelo integrista” que ha puesto en marcha como director de Telemadrid.  

El decreto que impulsó Mariano Rajoy, a efectos del nombramiento de los presidentes de corporaciones públicas exige dos tercios del congreso en primera votación o una mayoría absoluta en segunda votación, 24 horas después.