“Saldremos de la crisis cuando Dios quiera, y por ahora, parece que no quiere”

abadia club empresa

El escritor Leopoldo Abadía ha demostrado una vez más que la economía no está reñida con el humor y ha relatado en tono mordaz y en clave familiar algunas de las cuestiones que explica en su último libro  ’La economía en 365 preguntas’ que ha presentado en el Club empresas este lunes ante un aforo de alrededor de 500 personas y que ha tenido lugar en el emblemático edificio del Ateneo de Valencia.

Abadía ha arrancado la charla bromeando con el contenido de su libro “una vez más me han fallado los números, hay 391 preguntas pero como la portada del libro ya estaba hecha lo hemos dejado así”. También ha recordado cómo en los últimos años su vida ha dado un giro de 365 grados, “hace unos años era una persona normal, pero desde hace otros años –debido a su inesperado éxito- tengo otros amigos como Risto Mejide, Mario Vaquerizo o  Andreu Buenafuente.

 

La crisis no comenzó en 2008

“Llevamos más de 12 años en crisis, la crisis no empezó en 2008, porque desde principios de este milenio, la Reserva Federal Americana lleva bajando los tipos de interés”, ha asegurado. Es por ello que, según Abadía, son muchos los que sabían que el batacazo era solo “cuestión de tiempo, y para eso no hace falta ser un experto en economía”.

“La sociedad ha vivido en una estimulación de la economía temblorosa con la concesión indiscriminada de hipotecas. Y los bancos, que sabían que iba a pasar, en un determinado momento se dieron de bruces con la falta de liquidez. ¿Algún problema? “En absoluto, para eso está la globalización, vamos todos a buscar a dinero por todo el globo”, explicaba Abadía con su particular ironía.

El reconocido economista también se ha referido, sin abandonar el tono de humor, a los directivos financieros y entidades bancarias. “Todos, absolutamente todos los bancos están llenos de paquetes de porquería perfumada”. “Llevamos años sufriendo la coyuntura económica, y la gente se cansa, la gente quiere respuestas, pero nadie las tiene”.

“No hagáis ni caso a políticos, economistas o banqueros, no esperéis que nos den una fecha para salir de la crisis. Saldremos de la crisis cuando Dios quiera, y por ahora, parece que no quiere. Mientras tanto, hace falta dinero, eso es innegable, y el Estado, como una familia, va a tener que hacer ciertas maniobras”.

En esta línea, para el conferenciante la primera opción para que el Gobierno obtenga dinero es vender, o lo que es lo mismo, privatizar: “Que quede claro, todo lo que se pueda privatizar, se privatizará”.

¿Y qué pasa con Grecia? “Grecia es una mentirosa, falseó las cuentas para entrar en la Unión Europea y al cabo de unos años llamó a Bruselas para decir que debía mucho y que no tiene dinero, igual que un hijo le dice a un padre que se ha gastado 12.000 euros en el casino y que vaya a pagar la deuda”.

Respecto al peligro sobre que España sea intervenida, Abadía se ha mostrado rotundo “ya lo estamos -intervenidos-”, en concreto desde “el 12 de mayo de 2010, día en el que Obama, Merkel y el primer ministro chino llamó a España tras ver la situación económica del país”.

El conferenciante ha sostenido que un ciudadano debe de tener una serie de cualidades. La primera de ella “tener criterio” y a su parecer se consigue “leyendo 20 minutos de prensa al día de un medio generalista y otro económico”. Otra es ser “optimista” y consiste en “luchar con uñas y dientes”  y también “no distraerse” con situaciones sin sentido. Estas acepciones “tienen sus matices” y ha explicado que ser optimistas no significa volverse locos “sino luchar, las empresas que están pasando por un ERE porque no tienen más remedio, pero hacen todo lo que pueden para no echar el cierre, ésas serán las que salgan adelante”.

De igual forma es necesario tener sensatez que es “no pasarse ni por audaz ni por cobarde”. Cada uno, la familia, o la empresa, tienen que gastar lo que pueda, algo así como el no vivir por encima de nuestras posibilidades que tanto se ha echado en cara a la sociedad española.

“Eso de consumir, a lo que tanto nos animan ahora para, supuestamente, reactivar la economía, es mentira. No lo hagáis, porque uno de los tantos errores que hemos cometido en España es comprar sin saber lo que estábamos obteniendo. Y no lo entendíamos porque la persona que nos lo vendía tampoco lo sabía”, ha explicado Abadía.

Uno de los problemas más importante para el escritor es el trabajo, ”hay casi 6 millones de parados en España, las cifras no mienten”. En su opinión la creación de empleo viene, directamente, de las empresas, agentes sociales que, según el economista, “en estos momentos, si no se les ayuda, no hay salida”. En caso de dudas, lo explica: “Nada de subvenciones, sino de la reforma bancaria, que es muy necesaria en este país”.

Así, ha insistido “ni subvenciones, ni economía, ni tampoco ser éticos. Con la ética hoy no se va a ningún lado, se trata de ser decentes”, porque Abadía tiene claro dónde está la lacra de España, “este país está lleno de sinvergüenzas, y lo peor que nos podría pasar como sociedad es creer que para triunfar, hay que ser sinvergüenza”.

Be the first to comment on "“Saldremos de la crisis cuando Dios quiera, y por ahora, parece que no quiere”"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*