EDITORIAL. Una cuestión de amor por tus raíces

Habemus Gobierno... 319 días despuésHabemus Gobierno... 319 días después

El sentimiento de pertenencia a un pueblo debe aflorar cuando más se necesita. De nada valen los simbolismos en campaña, lucir senyera o cuatribarrada, si después no se demuestra el patriotismo con hechos. Y el patriotismo, como bien saben ustedes, no siempre está asociado a un Estado-Nación. Muchas veces reside en núcleos más pequeños, incluso en el sentimiento de pertenencia a una familia, y no necesariamente requiere de ese término para ser efectivo. Luchar contra la infrafinanciación actual de la Comunitat Valenciana y la búsqueda de un mejor sistema no es una cuestión de ideología. Es una cuestión de amor por tus raíces. Es una cuestión de valencianía.

Ahora, se verá realmente qué diputados y senadores valencianos, de los electos en el 20D, está con su tierra o contra ella. Al que le pueda más el escudo que su sangre, que se retire a un lado. El plan que cada uno tenga establecido para lograr lo que los valencianos merecemos, es un punto que deberán discutir largo y tendido, es cierto. No hay una idea única. Las hay muchas y variopintas: reestructuración del sistema de las autonomías, retirada de privilegios de Navarra y País Vasco, recuperación de los fueros valencianos, etc. Pero el resultado debe ser el objetivo de todas y cada una y, por supuesto, debe ser el mismo: que los valencianos dejemos de pagar como ricos y vivamos como pobres.

Ximo Puig explicó, ayer, su intención de llamar a filas a todos los senadores y diputados surgidos de las recientes Elecciones Generales de los cuatro partidos -Partido Popular, Compromís-Podem, PSPV-PSOE y Ciudadanos- para que cumplan sus programas en lo que respecta a las reivindicaciones sobre la infrafinanciación de la Comunitat Valenciana. Un gesto propio de un hombre de consenso, que intenta recordar a todos los electos que hay ciertas cuestiones fundamentales que afectan directamente a los valencianos y, por tanto, afecta directamente a los habitantes de sus ciudades, los vecinos de sus barrios y, de esa manera, hasta sus grupos más primarios, como pueda ser sus familias. Cuestiones que poco o nada tienen que ver con una u otra tendencia política. Es una cuestión de cercanía. Es una cuestión de amor por tus raíces, por tu gente. Es cuestión de valencianía.

 

Be the first to comment on "EDITORIAL. Una cuestión de amor por tus raíces"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*