Los partidos emergentes meten en clase turista a PP y PSOE

Escaño y éticaEscaño y ética

La irrupción, ya veremos si también la consolidación, de nuevas formaciones en el arco político español, tanto por la Derecha (Ciudadanos), como por la Izquierda (UPyD y Podemos) y tal vez el nuevo Compromís de Mónica Oltra en el ámbito valenciano, parece que poco a poco -muy poco a poco- está sirviendo como mínimo, para cambiar algunas cosas que hasta hace bien poco se daban por buenas. Ayer mismo el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro -ese que nos niega el pan y la sal a los valencianos, incluso a sus compañeros de partido- aprobaba una orden ministerial que regula los gastos de representación, dietas y viajes de los directivos de empresas públicas. La orden impone aspectos de sentido común como las videoconferencias frente a los desplazamientos personales, la reducción en los viajes de los equipos de trabajo, la regulación del tiempo en los viajes de trabajo para evitar días por delante o por detrás, la utilización del transporte público, el uso -salvo excepciones- de la clase turista versus tarifas más caras, la planificación en la compra de billetes para conseguir un mejor precio o la necesidad de acreditar cada gasto con factura.

La verdad es que son criterios que las empresas privadas hace tiempo que venían aplicándose. Tiene todo el sentido común del mundo. Evidentemente la oposición parlamentaria ha hecho eso: oposición, y han calificado la medida de “broma de mal gusto” (PSOE), de electoralista (UPyD) o de tardía (Izquierda Unida); en general pedían la ampliación de la medida a los altos cargos de la administración y se quejaban de haber esperado tres años para implementarla cuando era un asunto pendiente del decreto de reforma laboral.

En cualquier caso, son medidas de austeridad que se van filtrando de los programas electorales de los emergentes a los de PP y PSOE, así que, ¡bienvenidas! Pero el ciudadano pide más. Todavía sigue preguntándose para qué las viejas, obsoletas y desvertebradoras diputaciones, qué uso tiene el Senado más allá de ser un caro plan de pensiones para políticos cuasi jubilados, por qué las diferencias laborales entre los trabajadores del sector público y el sector privado (en favor de los primeros, claro) u otras cuestiones que deberán abordar PP y PSOE con urgencia, toda vez que la sociedad ha despertado y no está dispuesta a seguir manteniendo los enormes gastos de hasta cinco administraciones sin saber en muchos caso para qué.

Be the first to comment on "Los partidos emergentes meten en clase turista a PP y PSOE"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*