EDITORIAL. El sueldo de los cargos públicos

joan Ribó

En una entrevista radiofónica, afirmabaJoan Ribó ayer lunes que piensa bajarse el sueldo respecto a su antecesora –si finalmente Joan Calabuig se centra, que cada día dice una cosa diferente-, Rita Barberá. La verdad es que tener uno de los mayores sueldos del estado (100.000€ anuales) para un alcalde, y más teniendo en cuenta la situación económica de muchos ciudadanos, no parece lo más indicado. Pero quitémosle demagogia a la cosa. La responsabilidad de una ciudad como Valencia tiene que estar bien remunerada; tengamos en cuenta que, por agenda pública, Barberá ha trabajo la mayoría de fines de semana en sus 24 años de gobierno, ha debido estar disponible las 24 horas del día en muchos casos, ha tenido que tomar decisiones difíciles que entraban en su cargo, etc. Pero de ahí a cobrar más que el jefe del Consell, hay un buen trecho. Por eso aplaudimos la apuesta a la baja de Ribó, pero además estaría bien que cundiera el ejemplo a todas las instituciones. No es lo mismo un presidente de una comunidad autónoma o de una ciudad como Valencia o Alicante, que un diputado o un concejal, no tienen la misma responsabilidad, que es lo que se debe remunerar. Hagan el esfuerzo, señores y señoras que ostentan cargos públicos, los ciudadanos se lo agradecerán.

Por cierto, la que ahora parece mejor situada para dirigir el PP valenciano, Isabel Bonig -veremos cuánto le dura el juguete a los varones territoriales-, calificaba de “tonto útil necesario” a Ximo Puig por su posible pacto con Compromís, debería cambiar el blanco de su ira. A tenor de cómo se está ofreciendo Ciudadanos, fundamentalmente a PP y a PSOE y para todas las instituciones y posiblemente inquietos por tener menos portadas de las que esperaban, estarían más cercanos de ser ese elemento útil (lo de “tonto” lo dejamos para la dirigente popular) necesario para prolongar la gobernanza bipartidista de la que tanto ha adolecido la democracia española desde su nacimiento. Ellos sabrán…

Be the first to comment on "EDITORIAL. El sueldo de los cargos públicos"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*