De sin papeles a asesor de Obama

wpid-libro.jpg

‘De Gandía a la Casa Blanca’ (Palza&Janés), así se llama el libro publicado por el empresario valenciano Rubén Figueres, en el que narra cómo llegó a Chicago tras marchar de España a los 24 años sin trabajo ni visado y acabó labrándose una carrera en la que ha llegado a asesorar al actual presidente norteamericano, Barack Obama.

La obra “no pretende ser una guía para que la gente haga lo mismo, ni quiere engañar a nadie, sino un intento de que los lectores vean que moviéndose y con persistencia acaban saliendo las cosas”. “Y me gustaría que hubiera alguna posibilidad de influir de manera positiva en la vida de alguien”, ha comentado Figueres en una entrevista concedida a Europa Press.

Rubén Figueres abandonó España a los 24 años con un MBA bajo el brazo llegó a Estados Unidos como inmigrante ilegal, sin trabajo ni papeles, y durante meses se ganó la vida con todo tipo de trabajos de subsistencia. Gran deportista, complementaba su sueldo dando clases de tenis y como entrenador personal.

Gracias a su entusiasmo y a la popularidad de sus entrenamientos, accedió a su primera red de contactos importantes y logró un puesto de trabajo en una de las grandes agencias de publicidad del país, Leo Burnett, desde la que dirigió campañas para algunas de las empresas más importantes del mundo. También ha formado parte de los equipos de PriceWaterhouseCoopers o Telemundo-NBC.

La experiencia adquirida durante estos años de formación le sirvió para fundar su propia empresa, Alario Group, agencia de consultoría y comunicación para el mercado hispano en Estados Unidos que no tardó en convertirse en una de las agencias de referencia en el país que cuenta con una cartera de clientes de primer nivel y se ha ocupado de las campañas más exitosas del Partido Demócrata, como la de Rahm Emmanuel, alcalde de Chicago y asesor de la Casa Blanca, o la que consiguió la reelección Barack Obama.

El valenciano se ha mostrado convencido de realmente existe el sueño americano y, en este sentido, ha remarcado que conoce varios casos de inmigrantes que llegan sin nada. “EEUU es el país de las oportunidades; si quieres y vales, triunfas porque es un país que recompensa el talento y el trabajo duro”, ha aseverado.

En España, ha apostillado, las cosas funcionan más “por amiguismo”, ha dicho Figueres, que considera que estas diferencias responden a una “cuestión cultural”. Ha precisado aquí que, por supuesto, cada estado y cultura tienen sus cosas positivas y negativas.