Iberdrola obtiene un beneficio neto de 2.327 millones en 2014

wpid-GalánIberdrola.jpg

La compañía española, Iberdrola, obtuvo el pasado 2014 un beneficio neto de 2.327 millones gracias en parte al impulso del negocio a nivel internacional. Además, cabe destacar que la rentabilidad total para el accionista durante 2014 asciende al 30,1%, por encima de los principales competidores europeos y de los índices de referencia (Ibex 35 y Eurostoxx Utilities).

Iberdrola ha obtenido un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 6.964,5 millones de euros (+3,1%) durante el ejercicio 2014, mientras que el beneficio neto se ha situado en 2.326,5 millones de euros (-9,5%) al cierre del año. Este descenso obedece, además de a las medidas regulatorias que afectan fundamentalmente al negocio
en España, al menor importe de resultados no recurrentes en comparación con el año anterior.

Estos cifras reflejan el avance en el cumplimiento de las perspectivas de Ebitda y beneficio neto de la compañía para el período 2014-2016, como consecuencia del desarrollo de un modelo basado en un mix de negocio adecuado, con una diversificación geográfica equilibrada, una gestión financiera activa y un alto nivel de eficiencia operativa.

Las ventas de Iberdrola ascienden a 30.032,3 millones de euros en 2014, mientras que el margen bruto mejora un 3,4% alcanzando los 12.179,5 millones, como consecuencia del descenso en los aprovisionamientos.

El gasto operativo neto asciende a 3.633,8 millones, si bien el dato recurrente se sitúa en 3.506,1 millones de euros, tan solo un 1,1% más que en el año anterior.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) se sitúa en 6.964,5 millones de euros, un 5,5% más que el objetivo fijado. Es el resultado de una positiva contribución de los diferentes países, que compensan la peor evolución en España, donde el Ebitda ha descendido un 7,4%.

FORTALEZA FINACIERA

Iberdrola ha continuado avanzando en el fortalecimiento de su balance a lo largo del ejercicio de 2014. De acuerdo a los compromisos establecidos, se ha reducido la deuda alrededor de 1.500 millones de euros respecto a 2013, situándola en 25.344 millones. Esto se debe a la generación de flujos de caja positivos, el avance en el plan de desinversiones en activos no estratégicos y al control de las inversiones.

De este modo, se ha logrado mejorar los ratios financieros y el apalancamiento se sitúa al cierre de 2014 en el 41,7%, frente al 43,2% de diciembre de 2013.

Además, la gestión desarrollada permite mantener el compromiso de ofrecer una retribución anual a sus accionistas de, al menos, 0,27 euros brutos por acción.

La rentabilidad total para el accionista durante 2014 asciende al

30,1%, por encima de los principales competidores europeos y

de los índices de referencia (Ibex 35 y Eurostoxx Utilities)