“El indecente show de la paga extra”

wpid-wpid-wpid-Cortsvalencianes.jpg

Después de que la Junta de Portavoces de las Corts acordara que los diputados renuncien a la parte de la paga extra de 2012, que excede de lo percibido por los funcionarios de la Generalitat, ahora vienen las críticas y polémicas incluso en el seno de los partidos. En este caso ha sido el socialista Francisco Toledo el que alza la voz y califica el acto de “indecente show” ya que según él en el interior del partido hubo gente que tomó decisiones sin consultar.

El portavoz adjunto del PSPV, Francisco Toledo, ha remitido un escrito a sus compañeros de filas en las Corts, con copia al secretario general del partido, Ximo Puig, en el que expresa su desagrado por la manera en que se ha gestionado la percepción y posterior devolución de la paga extra de 2012 por parte de la dirección del grupo, sin que ni él “ni la mayoría” participaran en la iniciativa. De esta manera, el que fuera rector de la Universidad Jaume I de Castellón (UJI) exige responsabilidades a quienes tomaron estas decisiones y advierte de que, de no ser así, dejará el partido.

El mensaje, remitido vía WhatsApp, llega tras la reacción pública del síndic del PSPV, Antonio Torres, en la que reconoció que conocía que se les iba a reintegrar el 97 por ciento de la paga extra a la que renunciaron en 2012 y, además, advirtió con hacer públicos los nombres de quienes no accedieran a devolverla, dado que es voluntario su reintegro -para equipararse a los funcionarios de la Generalitat-.

Así, Francisco Toledo trasladó el siguiente mensaje a sus compañeros: “Como la inmensa mayoría de vosotros, no he participado en ninguna de las decisiones del indecente show de la paga extra, pero como vosotros soy sufridor de esas decisiones”. Tras esto, aunque sin citar a nadie, pregunta si “asumirán algún tipo de responsabilidad o pedirán perdón las personas de nuestro partido que sí que las han tomado”.

LA CULPA FUE DEL CHACHACHÁ

Toledo, en este sentido, lamenta que, “por cómo se están desarrollando las cosas parece que esas palabras no figuran en su diccionario”. “Parece que todo se arregla devolviendo deprisa y corriendo lo que, por arte de birlibirloque, ha aparecido en nuestras cuentas corrientes. Solo con eso. Parece que la culpa fue del ‘chachachá’ que el PP les enseñó a bailar”.

“Pero sabemos que no es así, sabemos que hay quien nace sabiendo bailar ‘chachachá’ y lo lleva bailando toda la vida”, agrega y reprocha que “hay quien gracias a la habilidad de bailar el chachachá ha tenido una larga vida política dentro de nuestro partido”.

Por contra, el síndic adjunto del PSPV defiende que él es “de los de la responsabilidad, no de los del ‘chachachá'”. Por tanto, “tengo todos los números para tener corta vida. Tan corta como que si nadie de los nuestros da la cara y deja de bailar el chachachá, si nadie asume ninguna responsabilidad, yo no seguiré en política la próxima legislatura y dejaré el partido para poder denunciar con toda libertad y dureza, no como en este escrito, esas prácticas que nada tienen de honrado ni de izquierda”.

“HE VENIDO A TRABAJAR, NO A BAILAR”

“Compañeros, yo he venido a trabajar en política no a bailar el ‘chachachá’, así que si estamos en un partido serio y responsable, a la altura de lo que pide y se merece nuestra militancia y nuestros votantes, yo estoy dispuesto a seguir en política, en el frente o en la retaguardia. Pero si me piden que baile el chachachá, que nadie cuente conmigo”.

Por otro lado, Francisco Toledo explica que ya ha devuelto “lo que apareció” en su cuenta corriente, pero a su juicio, “eso no es suficiente” y “alguien debe asumir la responsabilidad de lo que ha pasado”.

“Regenerar la política pasa porque desterremos de ella el ‘chachachá’ y que pase a ser sólo un bonito baile. Regenerarla pasa por asumir responsabilidades y dejar el ‘chachachá’ para la pista de baile, ese baile que como dice la canción, a uno que lo bailó le volvió un caradura por la mas pura casualidad”. Para finalizar, señala que este texto también lo remite al secretario general del PSPV, Ximo Puig.

EL ACUERDO EN LA JUNTA DE PORTAVOCES DE LAS CORTS

En las Corts, el martes la Junta de Portavoces acordó que los diputados renunciaran a esa parte de la paga extra de 2012. Para ello, deben solicitar a los servicios jurídicos y económicos del Parlamento que tomen todas las medidas necesarias y legales llevar a cabo dicha decisión. No obstante, se hará de forma individual y voluntaria.

Según ha explicado el portavoz de EUPV, Ignacio Blanco, el presidente de las Corts, Alejandro Font de Mora, ha dicho que desde la Cámara autonómica harán público el nombre de aquellos diputados que no renuncien a esta paga.

Los portavoces de los cuatro grupos aseguraron que sus compañeros de escaño van a devolver la parte que les corresponde y el síndic socialista fue más allá y apuntó que si alguien no lo hace en su grupo “deberá dar explicaciones” y lo harán público.

En lugar del 97 por ciento -como sucede con los funcionarios de las Corts-, los diputados se quedarán con el 25 por ciento de la paga extra -como los funcionarios de la Generalitat-. El reintegro se hará efectivo antes del 15 de marzo, en la nómina correspondiente a este mes.

Está previsto que los servicios económicos de las Corts se pongan en contacto con cada diputado para conocer si aceptan la devolución de parte de la paga extra, incluso con aquellos que han dejado el escaño. En este punto, desde el PP se ha precisado que los miembros del Consell que también son diputados no perciben remuneración del Parlamento y, por tanto, no están afectados por esta medida.

A LA PRÓXIMA, POR ESCRITO

Además, se ha decidido que para futuras decisiones de estas características, el acuerdo se tomará en la Junta de Portavoces y por escrito, en lugar de en una reunión informal con los miembros de la mesa económica de las Corts, como sucedió en la renuncia a la paga extra de 2012.

Por lo que se refiere al conocimiento que los diputados tenían de que se les iba a reintegrar toda la paga, como a los funcionarios de las Corts, el portavoz del PP, Jorge Bellver, afirmó que en el encuentro con la Mesa económica, los síndicos de los grupos eran “plenamente conscientes” de que se les iba a equiparar con los trabajadores de la casa, aunque eso no quiere decir que supieran que iba a ser diferente a los funcionarios de la Generalitat. Además, ha señaló que el propio presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha querido que los diputados del PP se equipararan a los empleados públicos del Consell.

DISCULPAS, CONFUSIÓN Y DESCONOCIMIENTO

El portavoz del PSPV, Antonio Torres, pidió disculpas por la situación que se ha generado y ha comentado que no podía alegar ignorancia porque en el Boletín Oficial de las Corts Valencianes se publicó el acuerdo por el cual se conocía que se les iba a reintegrar el 97 por ciento de la paga extra a la que renunciaron en 2012.

El síndic de Compromís, Enric Morera, alegó “confusión” en la reunión en la que se acordó renunciar a la paga extra y recordó que remitieron un escrito a la Mesa de las Corts para proceder voluntariamente al reintegro de la misma.

Blanco expuso la protesta de su grupo porque se sienten “engañados” dado que no se les facilitó “toda la información” en la reunión informal en la que se acordó la renuncia a la paga extra. “Nunca se nos dijo que en las Corts se había aplicado de otra manera” la devolución del complemento, ha dicho, para añadir: “EUPV no sabía nada”.

Los portavoces de los grupos coincidieron en señalar que el Parlamento autonómico valenciano ha sido uno de los que en su momento aceptó quitarse la paga extra, en solidaridad con los funcionarios, mientras que en otras cámaras no lo han hecho.