Carta a los Reyes Magos de la Universidad de Alicante: Manuel Palomar

Manuel Palomar, UAManuel Palomar, Rector de la Universidad de Alicante

La Carta a los Reyes Magos de la Universidad de Alicante

Por Manuel Palomar, Rector de la Universidad de Alicante

No importa cuántos años se tengan, hay que tratar de mantener la magia de la Noche de Reyes, una noche para pensar en anhelos y esperar a que, por primera vez, el año recién estrenado haga realidad algunos de nuestros deseos, por más nimios que parezcan.

Es cierto que el 5 de enero, el trabajo ha de estar hecho y las cartas echadas. Si no, todo quedará al albedrío de la voluntad y, aunque bienvenida sea si es positiva, toda recompensa ha de basarse en una actitud y un trabajo previo. ¿O no les decimos eso a la gente menuda?

Tras años de incertidumbres y desvelos, de cábalas y trabajo ingente para salir de una crisis estructural que afectó a instituciones de todo el mundo, la Universidad de Alicante puede decir que empieza a recoger los frutos de un proyecto sólido que fraguamos día a día quienes formamos parte de nuestra comunidad universitaria.

Por eso, desde la Universidad de Alicante queremos pedirle a los Magos de Oriente fuerza y tesón para hacer crecer a nuestra universidad, para mantenerla en ese nivel de referencia que ya tiene tanto en nuestra provincia como en el resto del mundo, donde cada vez nuestra visibilidad es mayor. Pero todo esto no servirá de nada, si sus Majestades no nos conceden nuestro principal anhelo, que es la educación universal, pública y de calidad. Una educación que sirva para fomentar los talentos y generar conocimiento. Una educación que permita a nuestra sociedad avanzar y convertir a los resultados del saber en generadores de nuevos modelos productivos que den nuevas oportunidades laborales y repatríen a nuestros ciudadanos diseminados por el mundo. Una educación capaz de estimular la crítica y la responsabilidad, la transparencia y la rendición de cuentas, la vocación de servicio y la responsabilidad social.

Siempre, en estas fechas tan familiares, se agudizan y afloran los sentimientos, a veces contradictorios: celebramos e intercambiamos buenos deseos; recordamos los momentos mágicos que muchos vivimos en la infancia,… pero también aprovechamos para ampliar metas y trazar nuevos horizontes más prósperos y halagüeños. Unas metas que debemos asentar en el balance positivo del tiempo que se fue, sin olvidar lo que quedó pendiente, trayendo a la memoria a quienes ya no están y solidarizándonos con quienes menos tienen o más necesitan.

Tardaremos años en resarcirnos de la crisis que nos ha azotado. Demasiado tiempo de futuros truncados, ciencia opacada, talentos desenfocados, vocaciones perdidas. Por eso, a mis queridos Reyes Magos, les insisto en ese acceso real, democrático y generalizado a la educación pública de calidad. Porque necesitamos la materia prima que nos permita sumar esfuerzos y convertir al conocimiento en el verdadero motor del cambio, del avance social. Les pido que confíen en las universidades y en la ciencia para liderar esos cambios necesarios.

Y, aunque suene a mantra, no puedo dejar de repetir las sabias enseñanzas que heredé de mis mayores y pedirle a los Reyes Magos salud para sobrellevar lo que haya de venir, paciencia e inteligencia para afrontar las adversidades y capacidad de autocrítica para seguir escuchando a quienes, a diario, se preocupan por un mundo más justo e igualitario.

¡Feliz 2016!

Manuel Palomar Sanz, Rector de la Universidad de Alicante

Be the first to comment on "Carta a los Reyes Magos de la Universidad de Alicante: Manuel Palomar"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*