La Diputación de Alicante queda en manos del diputado tránsfuga Fernando Sepulcre

El PSOE critica que Sepulcre forme parte de la comisión de investigaciónEl PSOE critica que Sepulcre forme parte de la comisión de investigación

El que fuera hasta hoy el único representante de Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, en la Diputación de Alicante, Fernando Sepulcre, ha abandonado la formación sin renunciar a su acta de concejal en la capital alicantina ni en el ente provincial. Los motivos de la renuncia, según Sepulcre, se deben a la falta de apoyo interno en el partido y a las diferentes crisis internas por las que constantemente atraviesa la formación naranja en la provincia.

Fernando Sepulcre consiguió colocarse como número tres de las listas de Ciudadanos en la ciudad de Alicante, tras haber salido de Unión Progreso y Democracia (UPYD) por haber perdido las elecciones primarias contra el entonces concejal de aquella formación, Fernando Llopis, quién posteriormente también ingresó en las filas de Rivera. El acta obtenida, de un total de seis, a Sepulcre le valió como pasaporte para optar al único diputado que por número de votos le correspondía a Ciudadanos en la Diputación. Aquel escaño resultó clave para desempatar entre el Partido Popular, que históricamente había dominado la institución, no sin pocos y agrios casos de supuesta corrupción, y el bloque de izquierdas formado por PSOE, Compromís y Esquerra Unida. Finalmente el diputado de Ciudadanos brindó su voto a los populares hace ahora un año, un período que no ha estado exento de polémica para los de Rivera, que consiguieron importantes puestos de control interno dentro de la Diputación a través del propio Sepulcre.

La labor del diputado naranja estuvo siempre puesta en tela de juicio, especialmente tras conocerse que su salario superaría los 65.000 euros anuales brutos. No obstante, la lupa se posó sobre Sepulcre tras sus bloqueos a las comisiones de investigación de la anterior gestión del PP en la Diputación, puesto que podrían verse afectados actuales cargos de Ciudadanos que en su momento fueron asesores y estrechos colaboradores del entonces presidente popular Joaquín Ripoll.

Recientemente, tras un expediente abierto por el propio partido a Sepulcre con motivo de investigar unas facturas de gasolina y reparaciones de su coche privado que pretendía cargar a las arcas públicas como gastos de funcionamiento del grupo provincial, el diputado anunció su marcha del partido, no sin antes asegurar que no renunciaría a sus actas de concejal y diputado, algo que complica, y mucho, la gobernabilidad de la ciudad de Alicante, pues deja al alcalde de socialista, Gabriel Echávarri, sin margen de maniobra para poder alcanzar acuerdos con C’s, ya que ahora deberá pasar necesariamente también por el ya tránsfuga Fernando Sepulcre o por la coalición Guanyar Alacant, formada por Esquerra Unida y Podemos, con la que ya se han producido diversas discrepancias a la hora de gobernar.

Asimismo, la Diputación de Alicante, un ente con especial importancia en la provincia, pues es el eje vertebrador de un territorio disperso y que acumula importantes competencias en materias tan importantes como el turismo, queda en manos de este diputado, que a partir de ahora no deberá rendir cuentas a ningún partido, y que ejercerá su voto y su oposición sin control alguno de la cúpula de Ciudadanos.

La formación que dirige a nivel nacional el mediático Albert Rivera ve en este hecho como la conflictividad interna crece en la Comunidad Valenciana, donde dos sectores enfrentados amenazan con seguir tensando la cuerda de los complicados equilibrios internos.

Be the first to comment on "La Diputación de Alicante queda en manos del diputado tránsfuga Fernando Sepulcre"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*