Se aplica el art 155, Rajoy cesará a Puigdemont y a todo el Govern y da un plazo de seis meses para las elecciones en Cataluña

Se aplica el art 155, Rajoy cesará a Puigdemont y a todo el Govern y da un plazo de seis meses para las elecciones en CataluñaSe aplica el art 155, Rajoy cesará a Puigdemont y a todo el Govern y da un plazo de seis meses para las elecciones en Cataluña

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado el cese del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y de todo su Govern en aplicación del artículo 155 de la Constitución Española con el fin de restaurar el orden constitucional en Cataluña, y la celebración de  elecciones autonómicas en un plazo de seis meses al asumir también la capacidad de disolver el Parlamento catalán.

Esta es la propuesta del Gobierno, pactada con PSOE y Ciudadanos, que enviará ahora al Senado, que deberá aprobarlas en el pleno del próximo viernes 27 de octubre.

“No se suspende la autonomía de Cataluña. Se cesa a las personas que se han saltado la ley”, ha dicho el presidente, acompañado de la totalidad de los ministros, en una comparecencia histórica en La Moncloa tras la celebración este sábado de un Consejo de Ministros Extraordinario que ha dado luz verde a este precepto constitucional nunca antes usado en democracia.

Según ha explicado Rajoy, el ejercicio de las funciones que pasan de la Generalitat al Gobierno de España se encargará a los órganos y autoridades que cree o designe el Gobierno, aunque la idea es que las competencias las asuman los ministros. Además se asume una capacidad de veto en el Parlamento de Cataluña para impedir que celebre sesiones de investidura o tramite medidas contrarias a la legalidad.

“Aplicar el artículo 155 no fue ni nuestro deseo ni nuestra intención”

Rajoy ha explicado que se toman estas medidas porque la Generalitat “ha liquidado la Constitución, la ley y el Estatut de Cataluña” para pretender instaurar una “legalidad paralela”.

Aplicar el artículo 155 no fue ni nuestro deseo ni nuestra intención. No lo fue nunca. Ningún gobierno de ningún país democrático puede aceptar que se ignore y se viole la ley”, ha querido dejar claro el presidente, para añadir que “alguien puede pensar que algunos querían que llegásemos a esta situacion porque no se pueden hacer peor las cosas”.

Rajoy ha negado que Puigdemont busque diálogo sino una “imposición” y le ha acusado de rechazar en múltiples ocasiones acudir a los diferentes foros a plantear sus reivindicaciones de forma “democrática”. “El diálogo no es que los demás acepten tus exigencias, eso es imposición. El diálogo fuera de la ley y la norma es profundamente antidemocrático”, ha aseverado.

Rajoy envía un mensaje de tranquilidad a los catalanes: “Todo se arreglará”

El presidente del Gobierno ha querido enviar un mensaje de tranquilidad a los catalanes en un momento “difícil” y “complicado” pero que entre “todos juntos” se logrará superar: “todo se arreglará, sin más daño para nadie”.

Así, ha abogado por trabajar “con normalidad” y recuperar la “concordia” y la “buena convivencia” entre todos los catalanes.

Preguntado por si teme un aumento de las protestas en Cataluña, ha dicho: “Mi único temor como presidente del Gobierno español es no cumplir con mi obligación”.

“Lo que me he encontrado enfrente no lo había visto en los muchos años que llevo en la vida política”, ha incidido.

El Gobierno habla de “desobediencia rebelde, sistemática y consciente”

El Gobierno toma estas decisiones ante la “desobediencia rebelde, sistemática y consciente” de las “máximas instituciones gubernamentales y parlamentarias” de Cataluña a los pronunciamientos y requerimientos del Tribunal Constitucional, afectando “de manera grave al interés general de España”, tal y como figura en la exposición de motivos (pdf.) de las medidas que va a aplicar el Consejo de Ministros para frenar la deriva independentista del presidente de la Generalitat.

“El artículo 155 opera como medida de último recurso del Estado ante una situación de incumplimiento manifiesto y contumaz, deliberado o negligente de una determinada Comunidad Autónoma”, señala el Gobierno, que considera que “los gobernantes de Cataluña no han respetado ni la legalidad sobre la que se asistenta la democracia española, ni el interés general al que nuestras leyes responden”.

La reunión del Consejo de Ministros se produce tras haber “constatado” el pasado jueves la “negativa” del presidente de la Generalitat a “atender el requerimiento” que le instaba a “restituir el orden constitucional alterado”. Puigdemont fue más allá y amenazó con votar en el Parlament la declaración formal de independencia si el Gobierno mantiene la “represión”.

Una respuesta- dice el Gobierno- que pone de manifiesto la “deliberada voluntad de persistir en la secesión de España y atentar de modo flagrante contra la soberanía nacional del pueblo español y la integridad territorial del Estado, que son pilares básicos de la Constitución española”.

Ante este escenario, las medidas propuestas- añade esta exposición de motivos- se plantean de forma “garantista”, persiguiendo en todo caso “asegurar derechos y no restringir libertades“, y respondiendo a cuatro grandes objetivos: restaurar la legalidad constitucional y estatutaria, asegurar la neutralidad institucional, mantener el bienestar social y el crecimiento económico, y asegurar los derechos y libertades de todos los catalanes.

“El Tribunal Constitucional desde el año 2014 ha venido anulando, a través de un gran número de sentencias y autos, el llamado proceso secesionista y requiriendo de forma continuada a las instituciones catalanas para que actuaran en el respeto al marco constitucional y estatutario”, señala el escrito, en que que se pone de manifiesto que la Generalitat ha puesto de manifiesto su “voluntad de ruptura del marco constitucional” , al pretender situarse a la Comunidad Autónoma de Cataluña como un “ente soberano”.

A juicio del Gobierno, todo ello ha generado “daños ya constatables por la inestabilidad política generada que menoscaban el bienestar económico y social del conjunto de los catalanes”.

En este sentido, el Ejecutivo muestra su preocupación ante la fuga de empresas, la “drástica caída” de las reservas turísticas, la caída industrial con “disminución en el número de pedidos de automóviles” y la “bajada de las ventas en grandes superficies”.

A juicio del Gobierno, “la pretendida independencia de Cataluña implicaría aislar una economía que hoy está plenamente integrada en España, en la UE y en el mundo. Supondría su aislamiento de los flujos financieros, de capitales y comerciales. Esto llevaría a un empobrecimiento de la economía de Cataluña de entre el 25% y el 30%, resultando una coyuntura económica insostenible”.

Be the first to comment on "Se aplica el art 155, Rajoy cesará a Puigdemont y a todo el Govern y da un plazo de seis meses para las elecciones en Cataluña"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*