Albert Ferrer, un ganador unido sentimentalmente a Alicante

chapi

Albert Ferrer lo fue todo como jugador y ahora comienza en Córdoba a labrarse un futuro como entrenador. El técnico catalán ha revitalizado al conjunto andaluz, que gracias a sus dos últimas victorias ha huido de la cola y mira con ilusión hacia la promoción de ascenso.

El actual entrenador del Córdoba (Barcelona, 1970) tiene una historia detrás ligada a Alicante, ciudad que conoce a la perfección de su etapa más brillante como jugador del dream team del FC Barcelona. Ferrer mantuvo una relación sentimental con una alicantina y durante esta etapa visitó en numerosas ocasiones la ciudad cuando disponía de vacaciones.

Conoció a la perfección las fiestas de Hogueras, las zonas de ocio,  la playa de San Juan y al Hércules… La relación sentimental se acabó con el tiempo, pero no su idilio con la ciudad. No olvida que en el Rico Pérez se puso la primera semilla para lograr el Oro Olímpico en los Juegos de Barcelona 92, ya que disputó en el estadio herculano un amistoso contra el conjunto blanquiazul (0-5), donde comenzó a perfilarse el equipo titular, apenas días antes de arrancar el torneo que acabó ganando España con Vicente Miera de seleccionador.

Chapi Ferrer, ganador como futbolista de una Copa de Europa, una Recopa, dos Supercopas de Europa, cinco Ligas, tres Copas del Rey y cuatro Supercopas de España con el Barcelona y una Supercopa de Europa, una Recopa y una FA Cup con el Chelsea, siempre ha mirado con cierto afecto, nostalgia y curiosidad al equipo alicantino.

Aunque como jugador también fue testigo de dos de las mayores gestas del Hércules contemporáneo, ya que formaba parte de la alineación azulgrana que perdió 2-3 en el Camp Nou  y 2-1 en Alicante, en ambas ocasiones en la temporada 1996-97. Aquel Hércules estaba entrenado por Quique Hernández, con el que volverá a verse las caras este sábado.

chapi3Fanático del modelo implantado por Johan Cruyff en el Barça, como casi todos los jugadores que el holandés tuvo a sus órdenes y ahora son entrenadores (Guardiola, Sergi o Luis Enrique), Albert Ferrer quiere que sus equipos ataquen, asuman riesgos y tengan un buen gusto por el balón.

Tras su experiencia en el banquillo del Vitesse en Holanda, el pasado año vio en directo varios partidos del Hércules, incluido el derbi de la segunda jornada de Liga ante el Elche en el Rico Pérez (1-2). También fue habitual su presencia en los encuentros que el Hércules disputó en tierras catalanas, especialmente en el Mini Estadi.

Ha mostrado cierta curiosidad, ante amigos y conocidos que mantiene en la zona, por la situación institucional de la entidad y su trayectoria deportiva, ya que siempre le ha sorprendido que una ciudad con el potencial económico y humano de Alicante no tenga a su equipo más representativo en una categoría superior.

El sábado visitará por vez primera el Rico Pérez como entrenador. Su máxima preocupación es lograr los tres puntos con el Córdoba, pero pase lo que pase sobre el campo su relación con el Hércules y con Alicante no quedará empañada. Tampoco le intimida la mala racha del Córdoba en Alicante, donde lleva 53 años sin ganar. «Pasaba lo mismo en Girona y Gijón y la rompimos», afirma.

 

Leave a comment

Your email address will not be published.

*