Anduva, última parada antes del ‘infierno’

anduva5

No debe ser casualidad que la última estación del Hércules en su periplo por el fútbol profesional sea Anduva, el campo del Mirandés. El viejo estadio burgalés, levantado en 1950, es lo más parecido a lo que le espera al equipo alicantino la próxima temporada si finalmente se consuma el descenso deportivo. El viejo recinto castellano puede convertirse el sábado en una especie de puerta dimensional: el Hércules entrará al césped como equipo de Segunda y saldrá de él, salvo  carambola improbable, como conjunto de Segunda B.

El Hércules acude a Miranda del Ebro como el que va al matadero. Lleva 11 jornadas sin ganar y sabe que, aún haciéndolo este sábado (19.00 horas), no habrá nada que celebrar en el viaje de vuelta. Todo lo contrario. Además, en esta ocasión tampoco encontrará en la hemeroteca argumentos para ilusionarse.

El sábado será la segunda ocasión en la que el conjunto herculano visite Anduva, campo angosto e incómodo, típico escenario en el que los equipos con escasa capacidad de sufrimiento lo suelen pasar mal. Sus dimensiones no son pequeñas, pero es la cercanía de la gente lo que genera sensación de agobio en el rival, a pesar de que uno de los fondos sólo tiene media grada.

El pasado curso, el Hércules, entrenado por Quique Hernández, perdió en su primera visita oficial al campo del Mirandés (3-2). Aquel partido, disputado a mediados de diciembre, hundió al Hércules en el fondo de la tabla y comenzó a poner en duda la capacidad de Hernández para sacar al equipo adelante. Apenas cuatro días después de este compromiso se produjo la famosa cena de Navidad de la plantilla, noche que desencadenó en un expediente disciplinario a seis jugadores por una salida nocturna y el la marcha gratis al Rayo de Aribilla, al que el técnico quería fuera del equipo.

En aquel partido, Quique Hernández alineó a Falcón; Jordi César, Pepe Mora, Cabrera, Paco Peña; Diego Rivas, Escassi; Edu Bedia, Fran Mérida, Adrián Sardinero; Javier Portillo. El encuentro se decantó pronto para el cuadro burgalés, que alcanzó el descanso con una cómoda renta de 3-0 gracias a los goles de Iribas y Díaz de Cerio (2).

Ya en el tramo final del partido (minutos 76 y 92), dos dianas de Javier Portillo, que iniciaba aquella tarde su resurrección goleadora, maquillaron un resultado que hizo mucho daño en el seno del Hércules, ya que el técnico había programado una mini concentración en Miranda que de nada sirvió. La estadística, sin embargo, se vuelve positiva en el Rico Pérez, donde los alicantinos han logrado dos triunfos, ambos por 1-0, en las dos visitas del equipo burgalés.

El Hércules partirá a Miranda el viernes, a las 11.30 horas, desde el estadio Rico Pérez en autobús oficial. La expedición blanquiazul llegará a la localidad burgalesa alrededor de las 20.30 horas, donde quedará alojada en el hotel Ciudad de Miranda. El conjunto dirigido por Slavisa Jokanovic regresará a Alicante una vez concluido el partido en el estadio de Anduva, por lo que le espera a la plantilla una larga y dura noche por carretera.

Be the first to comment on "Anduva, última parada antes del ‘infierno’"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*