El Hércules firma su peor tramo final de temporada en varias décadas

gollaspalmas

El desplome del Hércules esta temporada no tiene comparación posible en la historia reciente de la entidad. El grupo herculano, colista de Segunda, suma ya diez partidos consecutivos sin ganar, de los que los últimos seis han sido derrotas. Esos números, aunque aún pueden ser maquillados en las próximas semanas, son sinónimo de descenso, sobre todo cuando coinciden en el tramo final de la temporada.

Ni siquiera en los dos descensos anteriores del equipo a Segunda B, temporadas 1987-88 y 1998-99, el Hércules atravesó por un tramo de competición tan infame en cuanto a resultados. De hecho, la actual racha de derrotas (seis consecutivas) sólo es comparable a la que sufrió el equipo en Primera en el curso 1996-97, cuando tras ganar al Extremadura en la primera jornada de la Liga (2-1) estuvo seis semanas sin puntuar.

El Hércules que se hundió en Segunda B en el curso 1987-88 certificó su descenso en la última jornada, con Benito Joanet como entrenador tras la destitución en la primera vuelta de Pepe Rivera. La derrota (1-2) ante el Castellón, en la última jornada, sentenció a los alicantinos, que necesitaban ganar y esperar una carambola para salvarse.

El proyecto herculano que se hundió en Segunda B en la temporada 1998-99 certificó el descenso en la penúltima jornada, tras caer en Gijón (2-0). Aquel equipo estuvo casi toda la Liga en zona de descenso. Ni Sergio Eega, ni Periko Alonso ni Manolo Jiménez, en última instancia, pudieron reflotar el proyecto.

A Jiménez, héroe de un ascenso a Primera, le pasó en aquel momento algo parecido a lo que sucede hoy con Jokanovic, al que nadie hace responsable de la debacle. El técnico de Benidorm heredó un equipo muerto y roto, muy similar al que ha dejado Quique Hernández al entrenador serbio.

A pesar del batacazo final, ninguno de aquellos nefastos proyectos se acercó, ni de lejos, a la infame trayectoria del Hércules actual en los dos últimos meses de competición. Con 4 puntos de 30 posibles, el conjunto alicantino ya es uno de los peores equipos de la historia del club. Además, es el equipo de la categoría con más derrotas (18), el más goleado y el que cuenta con un peor coeficiente de goles.

Lo más sorprendente del caso es que con estos guarismos el equipo blanquiazul aún tiene opciones, aunque remotas, de lograr la permanencia, si es capaz de sumar los nueve puntos que hay en juego.

Leave a comment

Your email address will not be published.

*