Ferrándiz dice que el dinero de los técnicos se destinó a las deudas del primer equipo

padrino

Vicente Ferrándiz, apoderado de la Fundación del Hércules y mano derecha de Enrique Ortiz, dueño del club, ha asegurado este miércoles que el dinero de las cuotas de los padres de la cantera fue destinado a pagar compromisos del primer equipo. El dirigente entró en infinidad de contradicciones para tratar de explicar los líos financieros del club, como al señalar que la Fundación es “independiente” para reconocer, minutos después, que ha sido la tesorería del Hércules la que la hecho efectivo el pago de la deuda con los entrenadores de la cantera.

Además, Ferrándiz admitió su mala relación con Carlos Parodi, presidente del Hércules, reconoció estar al frente de los movimientos para aupar a Luis Castillo a la presidencia de la entidad, y desveló que ya le advirtió a Ortiz de que podía haber un conflicto con la cantera, pero que éste no le hizo caso.

En la rueda de prensa de Ferrándiz han estado presentes, en primera fila, Eduardo Rodríguez y Gaspar Campillo, dos de los coordinadores a los que se les adeudan numerosas mensualidades. No ha hecho acto de presencia Paquito, el tercer coordinador, quien prefirió quedarse fuera “para no calentarme“, según reconoció el propio ex capitán.

El mandatario herculano confirmó, en primer lugar, que el club ya ha realizado las transferencias (21.005 euros) a todos los técnicos, por lo que entre hoy y mañana cobrarán las mensualidades de febrero a junio, incluido. Adelantó que los coordinadores no cobrarán hasta que entren “donaciones  externas” o dinero de los “abonos”.

Ferrándiz admitió que los equipos de la escuela se financiaban con las aportaciones de los padres, pero desveló que ese dinero que debía ser para pagar a los entrenadores fue destinado a “gastos que no se corresponden”. “Se destinaron a gastos del primer equipo, ya que el Hércules no pagaba, como a Javi Soro (médico) o Pablo Esquivel (técnico amigo del anterior entrenador, Quique Hernández, que realizaba los análisis en vídeo del rival)”, indicó.

No supo explicar bajo qué criterio destinó el dinero de una entidad (la Fundación) a otra (el Hércules) ni por qué pagó antes a compromisos del primer equipo, gente próxima al anterior entrenador, que a sus propios empleados. No supo qué decir.

Parodi 2El apoderado de la Fundación respeta la decisión de los entrenadores de mantener la protesta del jueves pese a haber cobrado los atrasos y aseguró que no habrá represalias para los que decidan concentrarse en el estadio. También dejó entrever que es posible que el próximo año toda la cantera se unifique (ahora está dividida entre escuela y cadete A, juvenil y filial).

El surrealismo alcanzó su punto álgido cuando Ferrándiz justificó la nebulosa de la gestión de la Fundación en base a su mala relación con Parodi. “Carlos y yo vamos por caminos distintos, no contrarios. Y hace falta que llegue un general (Ortiz) y decida por donde hay que ir”, argumentó Ferrándiz, quien, crecido, incluso se atrevió a enviar un recado a su jefe. “Esto hace tiempo que se podía haber arreglado, pero no hay más sordo que el que no quiere oír“, agregó.

“Cometemos grandes fallos. Si tenemos que pagar, paguemos. Porque si no encabronamos a la gente, pero esto no es nuevo”, deslizó Ferrándiz, en alusión al modelo de gestión tradicional del club herculano en los últimos tiempos.

Ferrándiz defendió que el contrato de Eduardo Rodríguez, al que se le deben nueve mensualidades, corresponde al primer equipo, pero que como el presupuesto del club para su parte de la cantera estaba ya cubierto (130.ooo euros) él se comprometía a buscar financiación. De hecho, dijo que Rodríguez, que asentía en primera fila, facturaba directamente al club, y desveló sin pudor que ha mostrado públicamente esas facturas privadas como prueba ante algunos periodistas. “El compromiso de deuda es del Hércules, pero yo lo pagaré“, dijo.

LOS ITALIANOS

El dirigente herculano dio prácticamente por roto el acuerdo con la escuela italiana de fútbol Genova International School of Soccer (GISS) que pretendía traer jugadores a la cantera a cambio de una importante cantidad económica que, curiosamente, ha ido descendiendo de forma notable en los últimos meses (de 250.000 a 90.ooo euros). Justificó la ruptura al señalar que “la Segunda B no es nada”, en alusión a que ya no es atractiva para los italianos.

En otro de sus contrasentidos, Ferrándiz dijo que la decisión final corresponderá a Dani Barroso, director deportivo, quien impondrá criterios futbolísticos, aunque poco después insinuó que “sin ese dinero no veo viable que el Hércules pueda asumir toda la cantera”. “No digo que sea imposible pero no sé cómo encajarán las piezas“, presionó.

Ferrándiz abogó por un “equilibrio” entre las exigencias de los italianos y las necesidades deportivas del Hércules para no “ahogar” a la cantera ya existente en el club.

Para finalizar, Ferrándiz convocó un consejo de administración de forma unilateral para el próximo martes, día de San Juan, desmentido minutos después por Carlos Parodi, y desveló que Juan Carlos Ramírez, nuevo consejero del club, aportará el 50% del presupuesto deportivo del equipo. Un dato que hizo llevarse las manos a la cabeza a Parodi, tras ser consultado minutos después.

Así está está el Hércules, dividido, frustrado y desatado. Fiel reflejo de sus dirigentes. El enemigo, más que nunca, está en casa.

Leave a comment

Your email address will not be published.

*