Gemelos de sangre y balón

gemelos

Frank y Ronald de Boer, Fabio y Rafael da Silva, los hermanos Berezutski, Hamit y Halil Altintop, los hermanos Bender y los Degen, todos ellos tiene una similitud que llama la atención desde el primer vistazo. Todos son gemelos de sangre y balón. Su pasión por el fútbol les ha llevado a jugar en equipos de gran nivel y su similitud física les ha hecho ser portadas en revistas y reportajes televisivos por medio mundo.

En la ciudad de Torrevieja hay dos jugadores gemelos y clavados físicamente, Guillem y Pau Behbahani, que llevan años destacando en las categorías inferiores del equipo salinero. Además de ser hermanos, ambos comparten una pasión desde bien pequeños como es ese veneno sano llamado fútbol y todo lo que conlleva.  Ahora estos dos chicos de 19 años, con sangre española y ascendencia iraní, siguen alimentando su  pasión jugando en el C.D. Torrevieja en Tercera División. Los dos coinciden que el origen de su amor hacia este deporte “gran parte de culpa la tiene nuestro padre ya que siempre le ha gustado el fútbol y siempre ha jugado”. Ambos son jugadores de banda ofensivos, son rápidos, técnicos y confunden a los rivales debido a su similitud física y estilo al moverse en el campo.

A su edad ya han llegado al primer equipo de la ciudad de la sal tras haber ido creciendo desde los ocho años en las categorías inferiores del Torrevieja y media temporada en la cantera del Orihuela donde jugaron en el nacional en la categoría de juvenil. En sus años de crecimiento futbolístico, Pau y Guillem no dudan en recordar y agradecer la paciencia y motivación que le han dado en todo momento todos sus entrenadores y compañeros. Entre todos ellos, no dudan en destacar las figuras de dos técnicos que tuvieron en las categorías inferiores del Torrevieja como son Carlos Burguillos y Helios Martínez. “Además de ser en los que más han confiado en nosotros,  gracias a su trabajo y visión del fútbol pudimos crecer como jugadores y desarrollar nuestras actitudes” afirma orgulloso Guillem mientras su hermano Pau asiente con la cabeza.

Aunque la presente temporada haya finalizado, en la actualidad, ambos siguen siendo jugadores de la plantilla del primer equipo del Torrevieja. Durante esta temporada,  poco a poco han ido rascando minutos. A pesar de las dificultades ambos se sienten muy motivados y  son conscientes de la dificultad de “triunfar y jugar en el fútbol”. Esta temporada, la “conexión” que hay entre los gemelos dio fruto en un partido contra el Pinoso en el municipal Vicente García. Esa tarde debutó en tercera división Pau y en el mismo partido Guillem consiguió su primer gol oficial en la tercera división. Un tarde redonda que llamó la atención de diversos medios de comunicación por la anécdota. Desde aquel partido, Pau y Guillem se han ido ganando la confianza del entrenador, pero aun así saben que tienen que trabajar más para ser más fijos. Sobre su futuro futbolístico no se muestran preocupados ante lo que pueda venir. Aun así no dudan en que seguirán jugando al fútbol. Pero no todo es fútbol, Pau actualmente estudia donde estudia en la Escuela de Diseño en la Universidad de Alicante Guillem hizo un Grado Superior de Deportes y está haciendo las prácticas en un gimnasio.

Be the first to comment on "Gemelos de sangre y balón"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*