Kuko Cruza: «Hemos demostrado que el Lucentum está muy vivo»

kuko3

Nadie mejor que Kuko Cruza (Bilbao, 1975) ejemplifica los nuevos tiempos del Lucentum. El entrenador vizcaíno no fue un jugador de élite, sino un currante del básket curtido en mil batallas en pabellones angostos y sin apenas público. De momento, ya ha logrado que el equipo y la afición recuperen el orgullo por competir y ganar tras un año en el destierro de la Primera Nacional. Pese a su juventud, el vasco aprende a golpe de éxito, porque suma dos ascensos en dos años como entrenador. «Hasta que no tenga un fracaso no seré un buen entrenador, porque ahí sabré si soy capaz de gestionar los malos momentos«, afirm.

PREGUNTA: Enhorabuena. Reto conseguido. El Lucentum ya está en la EBA. Desde fuera el ascenso no ha parecido muy difícil, pero me imagino que desde dentro habrá sido diferente.

RESPUESTA: Gracias. Por supuesto. Quedar el primero de 24 siempre es complicado, sea el deporte y la categoría que sea. Ha habido mucho trabajo, implicación y compromiso por parte de todos, jugadores, técnicos y directiva, para lograr este ascenso.

P: El Lucentum era el rival a batir. Me imagino que eso crea una tensión enorme cada semana.

R: Sabemos que este club impone por el escudo, la tradición y su historia, pero con eso no íbamos a ascender. Había que trabajar más que ningún otro rival para alcanzar el objetivo.

P: La final de la fase de ascenso fue de infarto. Y eso que usted ya había avisado con lo de la Final Four de la Euroliga…

R: Lo que sucedió en Milán nos sirvió de ejemplo a todos porque no siempre los favoritos ganan. Cinco minutos malos los puede tener cualquiera. Y te pueden costar toda la temporada.

P: ¿Qué pensó cuando vio el pabellón con ese ambiente en la gran final ante el Alfaz?

R: Hay cosas que te emocionan. Yo creo que muy pocos de nosotros hemos jugado ante esa cantidad de público. Hay que reconocer que el club maniobró bien al organizar la Final a Cuatro.

KukoCruzacortada

P: Y encima la gente se fue contenta.

R: Yo creo que sí. Hombre, es evidente que no han visto a Llull o Navarro en la pista, como en otros tiempos, pero supongo que pensarían que los que jugaron no lo hicieron del todo mal.

P: ¿Con qué se queda de toda esta temporada tan dura?

R: Con la sensación de que se ha demostrado que el Lucentum está vivo. Hemos recuperado a su masa social y el pabellón ha vuelto a vibrar. Eso vale más que un trofeo en una vitrina. ¿Cuántos clubes pueden meter 3.000 personas en su pabellón en Primera Nacional? ¿Y tener a más de mil personas viendo el partido por streaming en su pc? Esa es la fuerza de este club.

P: Y ahora, ¿qué? ¿Cuál es el siguiente reto?

R: Ahora a disfrutar durante unos días de lo que hemos hecho y a esperar al viernes, cuando la directiva informe de los planes de futuro.

P: ¿Habrá un proyecto ambicioso?

R: Lo mejor es ir paso a paso. Ya hemos visto que por correr demasiado te puedes tropezar. Ya hemos dado un pasito y por qué no, podemos dar otro el año que viene. Tenemos una masa social detrás y podemos aspirar a cosas en la EBA o la Leb Plata.

P: Cuénteme algo del Cuco Cruza persona. ¿Cuándo sintió la vocación de entrenar?

R: Pues tarde. La verdad es que nunca me preparé para ser entrenador, aunque hay gente que sí me veía ya en mis últimos años en ese rol, como Daniel Odriozola, vicepresiente del Lucentum y mi director deportivo en Alfaz. Yo me veía en algo relacionado con el basket, pero no en el banquillo.

P: Pues no le ha ido mal.

R: No, cada día es un reto. Disfruto y aprendo. Me encanta ver vídeos, entrenar, mejorar…

P: Usted fue un alero trotamundos del baloncesto modesto. ¿Cómo llegó a parar en Alicante?

R: Pues para jugar en Calpe, en el año 1999. Y el primer día que llegué conocí a mi mujer, una ilicitana. Y ya me quedé por aquí.

 

FOTOS: ROBERTO PRADA

Leave a comment

Your email address will not be published.

*