La maldición de la primera jornada persigue al Hércules en Segunda B

fotoherrcules

El Hércules volvió a tropezar con la misma piedra. Cambian los jugadores, los rivales y los estadios, pero al equipo herculano le cuesta una barbaridad entrar con buen pie en Segunda B. De hecho, en las doce temporadas que ya ha militado en esta categoría sólo ha sido capaz de ganar en dos ocasiones en la jornada inaugural. Y las dos veces en el Rico Pérez.

La derrota en Elda no viene más que a confirmar una tendencia histórica. Sólo ante el Llíria (3-0) en la temporada 92-93, la del ascenso a Segunda División, y en la 1999-00, ante el Ontinyent (4-1), la primera tras el penúltimo descenso a Segunda B, el equipo alicantino fue capaz de entrar en la competición con el pie derecho.

De hecho, esa victoria ante el Ontinyent, con Manolo Jiménez en el banquillo, puso al Hércules líder de la competición. Posteriormente, el equipo alicantino fue perdiendo gas y aunque jugó la fase de ascenso a Segunda no pudo lograr su objetivo.

Las jornadas inaugurales en la anterior etapa en Segunda B sólo acumularon decepciones y frustraciones. Desde un 0-3 ante el filial del Espanyol en la 2000-01, con Corominas en el banquillo, a los decepcionantes empates ante Alicante (2-2) 2001-02, en Orihuela (0-0) 2902-03, o ante Figueres (0-0) 2003-04 y Huesca (1-1) 2004-05 en el Rico Pérez.

En la primera etapa en Segunda B, a finales de los 80, el Ceuta (0-0),  Girona (0-0), Alcoyano (1-1) y Gandía (0-1) estropearon consecutivamente desde la temporada 1988-89 hasta la 1991-92, siempre en el Rico Pérez, la puesta en escena herculana en la categoría.

Hasta que en la ya mencionada 1992-93 se rompió la tendencia ante el Llíria (3-0) con aquel Hércules de los Paquito, Rodríguez, Paco López o Dani Barroso, entre otros.

FOTO: HÉRCULESCF (Sergio Morote)

Be the first to comment on "La maldición de la primera jornada persigue al Hércules en Segunda B"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*