Las Palmas-Hércules (2-1): Un regalo defensivo y un penalti acercan el infierno

potselamenta

El Hércules ya tiene claro lo que toca. Cayó en Las Palmas y ahora su único reto sensato, y decepcionante, es asegurar la permanencia lo antes posible. Cualquier otro objetivo suena a broma en un equipo que lleva coqueteando con las llamas del infierno dos años y que corre serio riesgo de abrasarse hasta las cejas si toma conciencia de su situación.

Y eso que en Las Palmas se le puso el partido de cara muy pronto tras el gol de Sardinero. Pero el equipo alicantino, por unas cosas o por otras, no es de fiar. Un error defensivo y un penalti más que riguroso lo condenaron en el estadio de Gran Canaria, escenario que continuará siendo gafe un año más.

Hubo tiempo para reaccionar, pero el Hércules, débil de fútbol y de moral, no encontró argumentos ni para arañar un punto más allá del debut del juvenil Lauren, lo único destacable de un equipo que se desintegra en el momento cumbre del campeonato.

En la primera parte, Quique Hernández optó por la velocidad en lugar del control del juego. Entregó el timón del equipo en la medular a Yuste y Sissoko y situó en las bandas a Ferreiro y Sardinero, con Eldin como media punta, por detrás de Portillo. El plan era protegerse defensivamente del talentoso medio campo canario y volar a la contra a la menor oportunidad.

hgolY esa ocasión llegó muy pronto. A los dos minutos un balón volcado hacia Eldin lo aprovechó el canterano para sortear a Barbosa en su salida y regalar el tanto a Sardinero para que el madrileño se reencontrara con el gol. El Hércules, sin tanta posesión como en otras jornadas, había logrado ver puerta a las primeras de cambio.

Las Palmas acusó el impacto y a punto estuvo de llevarse un segundo golpe tras un disparo lejano de Yuste que Barbosa despejó a córner con apuros. P0co a poco, a un ritmo lento, el conjunto canario le fue cogiendo el hilo al partido, sobre todo por la banda izquierda, donde Momo fue una pesadilla para Ortiz.

Por ese flanco llegó la mejor ocasión canaria, con un disparo de Asdrúbal que atajó Aulestia. Las Palmas sólo generaba cierto peligro cuando sus jugadores de talento, Valerón, Apoño y Masoud, lograban asociarse entre líneas. Ninguno tiene la velocidad de antaño, pero sí calidad suficiente para crear peligro si se asocian. Pamarot, Echaide y, sobre todo, Yuste estuvieron atentos para cortar cualquier conato de conexión con los puntas.

El Hércules, apenas sin contacto con el balón, se limitó a defender, a correr y a tapar espacios ante un Las Palmas que pasó a dominar con claridad, pero sin peligro real sobre la meta de Aulestia. Todo cambió de golpe tras el descanso. Un regalo defensivo provocado por una mala conexión entre Pamarot y Ortiz permitió a Figueroa, sustituto de Valerón tras el descanso, marcar a placer el empate.

El fallo activó a Hernádez, que decidió dar un volantazo a la dinámica que ya había tomado el partido en el tramo final de la primera parte con un doble cambio. Héctor Font saltó al campo por Eldin y Escassi tomó el relevo de  Ferreiro. Se supone que el técnico herculano quería tener mayor control del juego y colapsar el medio del campo, pero la inercia del partido no varió demasiado.

Y como Las Palmas cada vez se sentía más cómodo acabó por encontrar premio, aunque de forma inesperada. Un ligerísimo empujón de Sardinero a Castillo fue sancionado por el colegiado como penalti. Las protestas despertaron los fantasmas de las quejar arbitrales, que ya el equipo canario había hecho campaña al sentirse perjudicado, como también hizo el Recreativo en su momento. En ambos casos, el Hércules pagó los platos.

Momo ejecutó a Aulestia con un disparo potente para consumar la remontada insular.  Quedaban 20 minutos, pero el Hércules ya no tuvo capacidad de reacción ni argumentos para asustar a Barbosa, más allá de un par de saques de esquina y de una falta lejana de Pamarot. Para colmo de males, Escassi fue expulsado en el descuento. Una baja más en un equipo al que no le sobra nada. Sólo quedan ocho partidos por delante para huir del descenso. Ocho partidos para cerrar un año infame.

FICHA TÉCNICA:

UD LAS PALMAS: Barbosa; David García, Deivid, Aythami Artiles, Castillo; Javi Castillo, Apoño, Momo, Valerón (Héctor Figueroa, minuto 46), Masoud (Vicente Gómez, minuto 75) y Asdrúbal (Nauzet Alemañ, minuto 59). 

HÉRCULES: Aulestia; Ortiz, Pamarot, Echaide, Aitor (Lauren Egea minuto 79); Ferreiro (Escassi, minuto 53), Yuste, Sissoko, Sardinero; Eldin (Héctor Font, minuto 53); Portillo. 

ÁRBITRO: Pablo González Fuertes (Asturias). Mostró tarjeta amarilla a Sissoko, Héctor Font, Aitor, Escassi (2), Ferreiro y Sardinero por el Hércules, y a David García por la UD Las Palmas. Expulsó a Escassi por doble amarilla en el 91.

GOLES: 0-1: Sardinero (min. 2). 1-1: Héctor Figueroa (min. 48). 2-1: Momo, de penalti (min. 68). 

INCIDENCIAS: Partido de la 34 jornada de Segunda División disputado en el Estadio de Gran Canaria ante 12.200 espectadores. 

Be the first to comment on "Las Palmas-Hércules (2-1): Un regalo defensivo y un penalti acercan el infierno"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*