Crónica de una muerte anunciada

Habemus Gobierno... 319 días despuésHabemus Gobierno... 319 días después

La investidura fallida de Mariano Rajoy era crónica de una muerte anunciada. Quizá, el candidato popular confiaba en un tamayazo, pero no ha llegado. Lo cierto es que el panorama político actual sigue siendo el mismo que el de hace unos meses, con la entonces fallida investidura de Pedro Sánchez.

Todo apunta a unas terceras elecciones, a falta de que la izquierda, la que unos llaman ‘radical’, otros ‘populista’ y otros ‘moderada’, logre un acuerdo para desbloquear la situación. Aunque sus diferencias, pese a los guiños que se han lanzado estos últimos días, es más que evidente.

En todo caso, ahora todos buscan un culpable y el nombre que más ha sonado ha sido el del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Incluso la mayoría de los medios de comunicación coincidían en sus titulares remarcando que el no de Pedro Sánchez nos acerca a nuevos comicios. Portadas e editoriales, intencionadas o no, la realidad es que el hastío de los españoles es más que evidente y la responsabilidad del bloqueo institucional debería recaer en todos los partidos. Ni la izquierda supo ni quiso llegar a un pacto, ni Mariano Rajoy, con más votos, ha recabado la confianza necesaria para conseguir más síes que noes.

Los debates de investidura solo han sido un mero trámite constitucional y un escaparate en el que hemos podido contemplar la mediocridad de los políticos españoles que aspiran a gobernar España. Intervenciones irónicas, llenas de reproches, broncas y algunas escenas propias de un patio de colegio o rellano de vecinos.

Con este panorama, imprescindible es formar Gobierno y saber hacer lectura de lo que los españoles dijeron en las urnas: un grito al final de las mayorías absolutas y diálogo, más allá de las ideologías más o menos radicales. Pero prescindibles parecen ser los debates de investidura, que nos recuerdan la falta de respeto por las instituciones y por los intereses de los españoles por parte de sus señorías.

Es el turno ahora de la izquierda, como último recurso para evitar que tengamos que ser de nuevo llamados a votar, porque a la tercera igual va la vencida, como lo será, seguramente. para el PP si hay nuevas elecciones.

Be the first to comment on "Crónica de una muerte anunciada"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*