Consejos para conducir por carreteras secundarias

wpid-465.jpg

Conducir por carreteras secundarias no debería ser complicado si se hace con precaución y siguiendo algunos consejos básicos. Aquí te ofrecemos algunas pistas para circular con seguridad por las carreteras convencionales de nuestro país.

LO QUE DEBES SABER…
  • Carreteras secundarias: Con precaución, paciencia y respeto se puede conducir con seguridad.
  • Consejos: Conduce cerca del margen derecho, pon las luces también de día, manten la distancia de seguridad.
  • Precaución: Reduce la velocidad en cruces, anticipa las frenadas y facilita los adelantamientos.
  • Visibilidad: Ver y ser vistos son básicos para la seguridad.

Te ofrecemos una serie de consejos y pautas para aumentar la seguridad al conducir por carreteras secundarias de doble sentido. Tanto en carreteras nacionales bien señalizadas y con arcén, como en carreteras comarcales estrechas y sinuosas, sigue estos consejos para mejorar la seguridad y la confianza al volante.

 

Conduce cerca del margen derecho

 

La forma más segura de circular en una carretera secundaria de doble sentido es hacerlo cerca del margen derecho, por supuesto, sin pisar la línea de delimitación del carril, pero cerca de ésta. Con ello ofrecerás seguridad al tráfico que rueda en dirección contraria y ofrecerás buena visión al tráfico que te sigue. Cuanta más seguridad des a los demás, más seguridad recibirás. Un momento en el que es muy importante acercarse al margen derecho es cuando se corona una rasante, para estar en una posición de seguridad en caso de un imprevisto.

 

 

Deja espacio de seguridad

 

Si hay tráfico y toca conducir detrás de otro vehículo sin oportunidad de adelantar, ten paciencia y no le sigas de cerca. Deja espacio de seguridad suficiente para ganar visibilidad hacia donde sigue la carretera, para poder frenar en caso de emergencia y para tranquilizar al conductor del coche que te lidera. Esto es de vital importancia cuando el suelo está mojado, hay niebla o es de noche. En este último caso ten en cuenta que la luz de los faros puede molestar al conductor que circula por delante, por lo que si no vas a adelantar aumenta la distancia de seguridad con él.

 

Mira lejos

 

Controla lo que tienes inmediatamente delante del coche, pero echa frecuentes miradas al punto más lejano que puedas ver de la carretera. De esta forma anticiparás mejor la velocidad para tomar curvas, verás antes cualquier incidencia que haya en la carretera o vehículo parado, podrás prepararte mejor si te vas a cruzar con un vehículo de gran tamaño, y prepararás mejor los adelantamientos.

 

Atención a las señales

 

Es evidente que debemos ir atentos a las señales de tráfico de la carretera que nos informan de lo que nos vamos a encontrar, sean curvas, poblaciones, cruces, límites de velocidad, etc. En las carreteras de doble sentido toma especial atención a las señales de curvas, próximos cruces de carreteras, incorporaciones y entradas a rotondas, poblaciones o Stops.

 

Echa frecuentes miradas al punto más lejano de la carretera para estar prevenido.

 

Facilita los adelantamientos

 

Si ves que el coche que te sigue tiene intención de adelantarte, facilita la maniobra dejando de acelerar cuando entres en la zona de línea discontínua donde se permiten los adelantamientos. De esta forma, el coche que te adelanta te superará más rápido, lo que aumentará la seguridad de todos.

 

Adelanta con seguridad

 

Al adelantar a un vehículo más lento pon en práctica las técnicas de adelantamiento seguro, que se resumen en: no acercarse mucho al coche que vas a adelantar para ganar visibilidad, tener paciencia y esperar el momento idóneo, señalizar la maniobra, acelerar fuerte y adelantar dejando espacio al coche adelantado.

 

Circula cerca del margen derecho cuando sea posible, ofreciendo seguridad al resto de usuarios.

 

Reduce la velocidad en cruces

 

Cuando circules por una carretera principal y llegues a un cruce, reduce la velocidad y mantente alerta aunque tengas preferencia de paso y haya mucha visibilidad. No des por hecho que los demás usuarios te han visto llegar y se precavido. Los cruces de carreteras son unos de los puntos más peligrosos y con accidentes más graves.

 

Usa las luces de cruce de día

 

Incluso en un día muy soleado se ve antes un vehículo que viene de frente si lleva las luces encendidas que si las lleva apagadas. Esto es más evidente cuando está nublado o cuando se circula entre árboles con constantes luces y sombras. En carreteras de doble sentido y secundarias, si pones las luces de cruce durante el día, los demás conductores te verán antes y podrán calcular mejor la velocidad a la que te acercas. Cuando hay lluvia, granizo, nieve o la visibilidad es reducida por niebla u otro factor, es obligatorio encender las luces de cruce aunque sea de día.

 

Si el suelo está deslizante es muy importante reducir la velocidad y frenar en recto antes de llegar a las curvas.

 

Anticipa las frenadas

 

No esperes llegar a la curva para frenar, frena con tiempo antes de llegar a ésta y podrás gestionar mejor cualquier imprevisto que te encuentres en dicha curva. Siempre será mejor haber frenado más de la cuenta que menos, y si hemos frenado demasiado se soluciona con volver a acelerar cuando la carretera se vuelve recta. Si el piso está resbaladizo por haber gravilla, agua, hielo o nieve, cobra especial importancia anticipar y frenar en recto antes de entrar en la curva. Via http://www.motor.mapfre.es/