General Motors y Ford quieren coches hechos con fibra de carbono

wpid-general-motors-y-ford-quieren-coches-hechos-con-fibra-de-carbono-3281.jpg

Si algo quedó claro en el pasado Salón de Detroit es que hay dos marcas generalistas, como son General Motors y Ford, que están buscando la manera de convertir la fibra de carbono en el componente principal de los coches producidos masivamente.

La fibra de carbono es un material muy caro, que sólo los coches de lujo pueden incorporar, pero que soluciona uno de los principales problemas a los que se enfrenta la industria: rebajar el peso y la eficiencia sin perder seguridad. La fibra de carbono es tan fuerte como el acero, pero pesa la mitad.

El reto es cómo convertir la fibra de carbono en un material para fabricar en masa, o sea cómoencontrar un proceso de producción que sea eficiente cuando se trata de añadirlo a la fabricación de millones de unidades.

Con este fin, Ford anunció en Detroit un acuerdo de investigación con DowAksa. Cadillac, la marca de lujo de GM, lleva tres años llevando a cabo un acuerdo con la japonesa Teijin, con fines similares a los de Ford, según informa el Financial Times.

La fibra de carbono se quiere convertir en lo que ya es el aluminio. Pero, ¿cuándo llegará ese momento? El Ford F 150 es el modelo más vendido en los Estados Unidos. El año pasado se presentó en sociedad la nueva versión hecha íntegramente de aluminio, lo que lo convierte en el primero del mundo en hacerlo. El resultado es que pesa un 13% menos que su antecesor. Tanto GM como otros fabricantes de componentes apuntan que es complicado saber cuándo ocurrirá lo mismo con la fibra de carbono.

En este sentido, GM está probando a mezclar fibra de carbono con otros plásticos para facilitar y abaratar su producción.

Johnson Controls, el fabricante de componentes, adelantó, también en Salón de Detroit, por dónde pueden ir los tiros, con el prototipo de asiento Camisma, hecho íntegramente de fibra de carbono y que reduce el peso de este componente en un 40%. La firma ha simplificado el proceso de producción de la fibra gracias unos robots, lo que les permitiría hacer 200.000 asientos al año en una sola línea de producción.