Los primeros Volvo de conducción autónoma Autopilot ya ruedan en Suecia

wpid-Volvo-02.png

El revolucionario proyecto «Drive Me» del grupo Volvo Car —con 100 vehículos Volvo de conducción autónoma por las carreteras públicas y en situaciones de tráfico reales— avanza a pasos agigantados. Los primeros vehículos de prueba ya están rodando por la ciudad sueca de Gotemburgo y la sofisticada tecnología Autopilot está funcionando muy bien.

«Los vehículos de prueba pueden permanecer en el carril, adaptar su velocidad y unirse al tráfico por sí solos. Es un importante paso adelante hacia nuestro objetivo de que los vehículos «Drive Me» finales puedan seguir el recorrido de prueba de forma casi totalmente autónoma. La tecnología, que se denominará Autopilot, permite al conductor dejar el control al vehículo para que se encargue de todas las funciones de conducción», afirma Erik Coelingh, técnico especialista del grupo Volvo Car.

Lo que hace que el proyecto «Drive Me» sea único es que en él intervienen todos los elementos clave: legisladores, autoridades del transporte, una ciudad importante, un fabricante de vehículos y clientes reales. Los clientes conducirán los 100 vehículos en situaciones de tráfico reales durante aproximadamente 50 kilómetros de carreteras de los alrededores de Gotemburgo. Estas carreteras son vías típicas de ida y vuelta al trabajo, e incluyen autopistas y atascos frecuentes.

«Gotemburgo, la ciudad natal de Volvo Cars, se convierte en la primera pista de pruebas para que los vehículos de conducción autónoma en condiciones de tráfico real demuestren tanto nuestro liderazgo tecnológico como la dedicación de Suecia a liderar la integración de los vehículos que conducen solos», explica Erik Coelingh.

Iniciativa conjunta
«Drive Me: vehículos que conducen solos para conseguir una movilidad sostenible» es una iniciativa conjunta entre el grupo Volvo Car, el Ministerio de Transportes sueco, la Agencia de Transportes sueca, el parque científico Lindholmen y la ciudad de Gotemburgo. El Gobierno sueco respalda también este proyecto.

«Esta prueba piloto nos proporcionará valiosa información sobre los beneficios sociales de los vehículos de conducción autónoma como parte natural del tráfico. Nuestros vehículos inteligentes son una parte importante de la solución, pero es necesaria una amplia perspectiva social para conseguir movilidad personal sostenible en el futuro. Esta exclusiva colaboración entre las partes interesadas es la clave del éxito en la implementación de los vehículos de conducción autónoma», concluye Erik Coelingh.