Alberto arranca

wpid-bertomeu_ok.jpg

Por fin ha arrancado la campaña electoral en la Comunitat Valenciana para las Europeas de mayo. El President se ha arremangado y se ha puesto manos a la obra, bien ponderado por su jefe de campaña, el ilustrado Alejandro Font de Mora. Y siempre respaldado por su secretario general, el incombustible Serafín Castellano. El pistoletazo de salida más bien ha sido una salva y por triplicado, consistente en tres sendas conferencias impartidas por Alberto en las capitales de las provincias hermanas. Sí por Alberto, la marca de proximidad que el President quiere instaurar y que tan bien le fue en sus victorias en Castelló.

Primero Valencia como cap i casal y esta semana la capital de La Plana han asistido a estas ponencias personales dónde se está articulando el discurso propio del President de cara a la próxima cita electoral, pero también asentando la melodía ideológica patentada por Alberto Fabra, configurando su discurso político de manera serena pero contundente. Una línea discursiva que por inaugurada y transitoria vale la pena atender.

El líder de los populares valencianos destaca que los separatismos del siglo pasado han provocado situaciones de crisis y, los actuales “pueden poner en peligro infraestructuras tan importantes para Europa y la Comunitat Valenciana como el Corredor Mediterráneo”. Se muestra convencido que las tendencias separatistas “se verán sobrepasadas por la realidad de una economía global que precisa solidaridad, unión e integración como requisitos para la supervivencia de una democracia estable, proveedora de servicios esenciales y redistribuidora de la riqueza”.

Nada se debería decidir en Europa de lo que afecta a los valencianos sin que participemos de esas decisiones, sentencia Alberto, quien se refiere insistentemente a infraestructuras como el Corredor Mediterráneo, que califica como “una necesidad absoluta, irrenunciable y esencial para España y Europa y, desde luego, una prioridad para el PPCV”. También reclama una política de agua común para el conjunto de la UE, frente a la actual distorsión de intereses entre norte y sur.

En materia de agricultura, el President Fabra asegura que “el tratamiento dado por la Unión Europea a la agricultura mediterránea es manifiestamente mejorable” y apuesta por “una sustancial mejora de la sensibilidad europea hacia una Política Agraria Común más abierta a los productos mediterráneos y a la agricultura más intensiva”. La Comunitat Valenciana, por su acreditada historia en la apertura de mercados para la naranja, la cerámica o el turismo, así como por su espíritu acogedor de población originaria de otros países de la UE, es un territorio atractivo en el gran mosaico europeo.

El principio de subsidiariedad, de profundo arraigo democristiano y liberal, queda plasmado en nuestro Estatut d’Autonomía, que dedica un título al fenómeno de la integración europea, y que dictamina como competencia propia del gobierno autonómico, en su artículo 61, el desarrollo y la ejecución de la normativa europea. Y Alberto sentencia con firmeza que todo aquello que sea competencia de los valencianos deberá contar con nuestra voz propia ante Europa. Si se quiere consolidar el liderazgo europeo es imprescindible un nodo de comunicaciones, especialmente con el área mediterránea, capaz de hacer competitivo lo producido en nuestro territorio para generar riqueza y empleo.

Alberto se lanza a conjugar su mensaje político particular, modulado por la voluntad permanente de diálogo y su templanza en las formas de hacer política. Un perfil cercano y responsable que ha se sumar fortaleza y audacia, erigiéndose como el máximo exponente de la defensa del Estado Autonómico y apasionado adalid del autogobierno ostentado por los ciudadanos de la Comunitat Valenciana.

Lluís Bertomeu
@lluisbertomeu