Cabreados y crédulos

Enrique Arias VegaEnrique Arias Vega

A tenor de las conversaciones en la calle, el trabajo, los bares o la escalera de casa, están desapareciendo las personas moderadas y ecuánimes que constituían la mayoría sociológica de este país. En su lugar aparece gente muy cabreada, y cuanto más mayor, más irritada contra el Gobierno, los partidos políticos, los bancos y la corrupción en general.

Hasta hace poco, esto se reducía a un fenómeno aislado: el de los indignados que se manifestaron hace tres años en el famoso 15-M y que dieron pie a lo que se llamó spanish revolution. Le sucedieron luego los movimientos anti desahucio, de protesta por las preferentes, de escraches a políticos y poco más.

Ahora, en cambio, se trata de un cabreo sordo y generalizado, coincidente con el rechazo a los dos grandes partidos que han dominado la política española desde la Transición. Gente que en otra época respetaba obsecuentemente a las instituciones, se cisca ahora en todas ellas, desde la Corona hasta el Ministerio de Hacienda, pasando por las leyes de tráfico, el pago de cuotas a la comunidad o el respeto al descanso de sus vecinos.

Es un movimiento incipiente, pero continuo y al alza. Esa especie de anarquía intelectual, de rebeldía tardía ante el orden o desorden establecido, se alimenta con noticias, rumores y bulos que circulan profusamente por las redes sociales.

En éstas, sin prueba documental alguna, se alude a sueldos inverosímiles, a hechos inexistentes, a represiones inventadas, a normas y leyes simplemente imaginadas, etc., etc. Y nuestra credulidad, nacida del cabreo y de la desconfianza hacia el poder, da por buenas todas ellas.

No sé adónde nos llevará todo esto, pero no preverlo no evitará que algo muy gordo pueda suceder.

Enrique Arias Vega

Be the first to comment on "Cabreados y crédulos"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*