Dicen que ya se acabó la crisis

wpid-toni-subiela.jpg

Poco a poco, sin que apenas nos demos cuenta, van pasando las semanas y se acerca ese deseado mes de mayo. Parece que ya no existe más que las próximas elecciones, como si pudieran ser la varita mágica que arregle todo lo que está estropeado.

Pero aunque el tiempo pasa rápido, 5 meses y medio son muchos días, muchas semanas.

Las microempresas y los autónomos que nutren nuestro entramado empresarial, tienen que seguir aguantando el trato gélido y desleal de los bancos, pelear en cada pedido un mínimo de rentabilidad y sufrir para pagar a final de mes, como puedan, las nóminas de los escasos empleados que pueden mantener todavía. Los empleados deberán seguir rezando para que no bajen los pedidos y a final de mes puedan recibir su ya reducido sueldo, que su jefe mantenga el optimismo, las ganas de seguir adelante y que sus hijos, su casa o el coche no le vengan con gastos extraordinarios. A los desempleados no les queda otra que seguir esperando esa oportunidad intentando no perder la esperanza.

Mientras, en la tele, vemos como anuncian a bombo y platillo que la crisis ha terminado. Pues ojalá sea así, porque lo que iba a durar uno o dos años va camino de los siete u ocho. Las reservas no existen ya, se vive con el presente más absoluto, sin margen al ahorro y sin respuesta a los imprevistos.

Mayo está cerca, pero también muy lejos. Cambiar las cosas estará en nuestra mano, en nuestro voto, no nos vayamos a creer lo primero que escuchemos de políticos en los que ya no se puede confiar y olvidemos seguir luchando, porque los cambios que se puedan producir a partir de las elecciones serán lentos, los habrá, sin duda, pero la herida es muy grande y la curación será lenta.

Mantengamos la determinación, vamos a seguir desafiando a las dificultades y seguro que cuando menos lo esperemos nuestro esfuerzo se verá recompensado. La crisis no ha terminado, pero no ha podido con nosotros y saldremos de ella.

Toni Subiela

Coordinador de Ciudadanos Burjassot