El marketing como filosofía de empresa

wpid-Emil-Serrano_ok.jpg

El marketing como filosofía de empresa, es tener más probabilidades de éxito. Pero, ¿Por qué el marketing es una opción en muchas empresas? ¿Por qué es considerado como un lujo en tiempos de crisis o sin crisis? ¿Por qué lo limitan a la venta pura y dura? Estas y muchas otras preguntas se pueden responder con… Por desconocimiento. ¿Usted crearía una empresa sin dinero? No y si piensa que para crear una empresa solo hace falta la idea de negocio y tiempo, entonces, se equivoca. Para empezar ya está gastando tiempo y cualquier trámite que haga o desplazamiento, ya le cuesta dinero. Y no piense que 10 céntimos de euro no es dinero. Si lo piensa, entonces ya está perdiendo dinero y esos céntimos que hoy desprecia, pueden ser la diferencia entre tener beneficios o pérdidas. Y hoy en día todo cuesta dinero y mucho tiempo. Si piensa así, entonces desconoce el potencial y el alcance del marketing.

El marketing puede ser todo lo caro que uno quiera o no. Si dispone de ciertos conocimientos y aplica la lógica y el sentido común, puede desarrollar su propio plan de marketing o su plan de comunicación. Pero no se equivoque, el marketing se construye todos los días. El marketing es una filosofía aplicada a la empresa. Y el marketing se traslada a todos los departamentos e interactúa con todos ellos en la medida de lo necesario.

¿Quiere vender más y mejor? Pues piense en marketing. Piense en su logística, por ejemplo. Su producto es de una gran calidad. Seguro que sí. Es el mejor producto con el mejor servicio y con la mejor red de comerciales del mercado. Vende y mucho. Pero… ¿Qué pasa con el resto de la empresa y sus funciones? ¿No las tiene en cuenta? Se ha preguntado, por ejemplo, que su excelente producto llega al cliente tarde y en muchas ocasiones con defectos por causa de su proveedor de logística. Eso también vende. Su proveedor de logística ¨vende¨ en nombre de su empresa. Transmite su imagen. Genera ingresos o pérdidas en sus cuentas al final del año. Sí, su empresa es un todo. No solo es su departamento de ventas. Si introduce el marketing como filosofía de empresa, entonces, esto debería conocerlo y saber, que su proveedor, en este ejemplo, está dándole una mala imagen y en consecuencia, pierde dinero y clientes.

Si algún día decide pensar en marketing, entenderá que su empresa, grande o pequeña es la suma de todos y cada uno de sus departamentos, personas, proveedores, clientes, empleados… que cada día están presentes en la vida de su empresa. Piense en su cliente, pero no olvide que para llegar a él, hace falta establecer un buen equilibrio entre todo lo que concierne a la empresa. Dentro y fuera de ella.

Y usted ¿Piensa en marketing como filosofía de empresa?

Emil Serrano.

Consultant Marketing

logo emil serrano

 

 

 

 

 

emilmarketing.com

@Emil_MKG