El panorama electoral valenciano

wpid-SubielaToni.jpg

Incierto como nunca se presenta el panorama político valenciano. Tanto, que lo que pronosticas una semana, ya no lo piensas la siguiente.

Infinidad de partidos nacen estos días. Gente que no encuentra cabida en las organizaciones mayores o que no acaba de identificarse con ninguna opción política de las denominadas con opciones reales.

Por la izquierda todo está muy movido. Con un PSOE incapaz de remontar de su eterna caída, Esquerra Unida en serio riesgo de desaparición y Podemos con grandes problemas de organización interna, Mónica Oltra ya se ve como presidenta, aunque su elección como candidata haya dejado muy tocada a la organización interna de su partido. Imposible que los cuatro entren en Las Cortes y la suma de tres, no les dan la mayoría en todas las encuestas. Además…cada vez les cuesta más ponerse de acuerdo.

Por la derecha tenemos un panorama casi peor. Aún sin candidato, nuestro presidente autonómico prefiere irse a pasear con Rajoy por la Ford antes que someterse a la sesión de control de las Cortes Valencianas, demostrando sus verdaderos intereses. El PP apura cuanto puede para quitar a todos los imputados que le aparecen, pero son tantos que no da abasto y se dedica a lanzar cortinas de humo semana tras semana, intentando ocultar su desbarajuste.

Mientras, por el centro, se va haciendo un importante camino.. Sin apenas recursos y con menos atención mediática, pero con mucha fuerza y valentía, aparece Ciudadanos. Formación que puede ser, no sólo la llave, sino la gran sorpresa en muchas instituciones, porque está recogiendo la confianza de quienes buscan una alternativa seria, sensata y que aporte un aire nuevo en nuestros gobiernos.

Nuevos protagonistas y diferentes repartos de poder obligarán al diálogo, a pactos y negociaciones que deben beneficiar el resultado final. Un resultado que tiene que venir por el camino de la regeneración de nuestras instituciones, de su transparencia y de su acercamiento al ciudadano.

A muchos se les olvidó que gobiernan para quienes les votan, sí, para las personas, para las familias, pero vamos a recordárselo.