Pida factura cuando vaya de putas

wpid-wpid-wpid-jesus-montesinos1.jpg

La próxima vez que usted vaya de putas pida una factura y pague el IVA correspondiente, porque debe saber que desde estos momentos su placer contribuye al Producto Interior Bruto (PIB) y ayuda a aligerar el bochornoso déficit español. Lo mismo si un día se hace un porrito o si por mayores se mete en asuntos de coca. Pida a su camello favorito que le haga una factura, sin miedo, pida factura para que todo sea economía blanca.

Que las putas y las drogas pasen a estar registradas en el PIB pues me parece muy bien. No se sabe cómo van a contabilizarlo, aunque las estimaciones cifran en 9.000 millones la contribución de putas y drogas al PIB español. ¿Y por qué 9.000 y no 15.000? Pues en Hacienda sabrán, pero a me me da que en unos negocios tan ocultos como estos es difícil establecer valores aproximados. Por eso dentro de poco será obligatorio pedir factura cuando uno vaya de putas. Por si acaso, que se la hagan a nombre de un amigo soltero.

De entrada esta decisión que ya está tomada en otros países europeos llama la atención.Los españoles gastamos en putas y drogas el 0,87 % del PIB (siempre según las estimaciones), frente a los italianos que pasan del 1 %, el 0, 7 % del Reino Unido y el 0,2 de los alemanes, que así son ellos de aburridos. Tanto hablar de los machos españoles y estamos ahí, a la raya de los más normales.

Pero lo que más llama la atención de este cambio de la base contable es que sigue dejando sin control ese 20 % de la economía sumergida española que mejoraría mayormente el PIB y, sobre todo, cambiaría estadísticas tan fatídicas como el paro, el fraude en el desempleo y las pensiones, etc..

La economía sumergida es un fenómeno consustancial con España, con la Comunidad Valenciana y con las economías depresivas. Hay zonas concretas de la Comunidad Valenciana donde reinaría la miseria si no fuera la economía sumergida, tal cual pasa en Elche, Elda, Petrel, La Vall d’ Uixó y todo el reinado del zapato. Pero también funciona bajo la economía sumergida gran parte del sector turístico. Y por supuesto profesiones liberales, servicios y hasta parte de la enseñanza. Meten en elPIB a putas y camellos pero nadie se atreve a tocar a algunos dentistas, jardineros o médicos de tronio. ¿Quién no ha pagado sin factura un arreglo del zapato o una consulta con un abogado?

Es la batalla perdida de la Hacienda española. Pero visto quiénes son los que cobran sin emitir factura Montoro y sus antecesores han optado siempre por dejar las cosas como están, aunque hagan mil declaraciones al uso. Menudo escándalo saltaría si de repente se descubre que un tercio de los parados españoles están haciendo chapuzas. ¿Herejía? ¿Demagogia? Es muy fácil. Vaya usted a la plaza de cualquier pueblo y verá cuántos de la lista del paro acaban en una cuadrilla de cullidors. Y eso no quita un gramo del drama que viven los que están parados de verdad y no caen en esta pillería tan española.

En fin. Usted pida la factura al camello o cuando vaya de putas, porque tal como están las cosas nadie sabe si al final será Bruselas quien le pedirá que justifique su contribución a mejorar el díficit.