Promesas incumplidas

Juan Antonio Núñez, colaborador de Alicante NewsJuan Antonio Núñez, colaborador de Alicante News

De todas las promesas que lleva incumplidos el tripartito de PSPV y Compromís con el mando a distancia de Podemos, y son ya una retahíla considerable, la más sangrante quizá sea la de reabrir Canal 9 el 9 de Octubre. La más sangrante porque llevan dos años prometiendo que lo harían, a diestro y siniestro, y porque hicieron de este tema uno de los principales arietes de acoso y derribo al Gobierno del Partido Popular. Recordemos unicamente una frase de Ximo Puig en la pasada campaña autonómica: “El 9 de octubre de 2015, todos vosotras y vosotros, todos los valencianos y valencianas, podréis ver de nuevo Canal 9, podréis ver de nuevo Canal 9.” De esto hace solo cuatro meses, pero las palabras se las lleva el viento para el tripartito una vez se han repartido los resortes de la preponderancia. Pero Ximo, Mónica, Antonio, los valencianos no son tardos, y más cuando habéis repetido vuestra promesa, convertida ahora en mentira. Hasta en sede parlamentaria, como hizo el anterior síndic de Compromís -ahora defenestrado por el dedo divino, más humano que divino de Monica Oltra y con el premio de consolación de la presidencia de Les CortsEnric Morera, que aseguró taxativamente que el 9 d’Octubre de 2015 estaríamos disfrutando ya de l’Alqueria Blanca de nuevo.

La hemeroteca, esa amiga traicionera, dispuesta a sacarle los colores a la Izquierda que ahora gobierna con el tema de RTVV. Porque los exabruptos del PSPV y compañía (¿o debería decir de Oltra y compañía que es la que realmente manda?) con el tema de Canal 9 vienen de lejos. Recordemos al olvidado Jorge Alarte en la plaza de toros de Valencia en la campaña de 2011 prometiendo a bramidos el cierre de Canal 9 mientras las huestes socialistas cubrían de una marea de pitos a los trabajadores ahí presentes. O el propio Ximo Puig, que aseguró en septiembre de 2012 que “nadie lloraría Canal 9 si se cerrara”, Canal 9 era el enemigo, y había que eliminarlo… Hasta que la providencia les escuchó, y tras decretarse nulo el ERE (ERE que, recordemos, salvaba Canal 9 y la Izquierda boicoteó desde el minuto uno), se tuvo que proceder a la difícil decisión del cierre.

Entonces todas las barbaridades que se habían dicho sobre Canal 9 se pasaron al olvido como un sueño de una noche de verano. Esos trabajadores a los que silbaban se convirtieron en sus instrumentos. En un arma arrojadiza más contra el Gobierno de Alberto Fabra. Esa televisión malvada que durante años habían prometido cerrar se transformó en un caballo de batalla, todo por puro ruido, por pura demagogia, y comenzó entonces la competición de promesas: todos iban a reabrir Canal 9 y a readmitir a todos los trabajadores, a los 1.500. Y hasta dieron una fecha: el 9 d’Octubre.

Pero llegaron al Gobierno y, oh, sorpresa, se dieron de bruces contra la realidad. Porque estar en la oposición chillando con una camiseta y diciendo sí a todo lo sabemos hacer todos. Pero sentarse a gobernar, y hacerlo bien, es otra cosa. Empezó el tripartito –o bipartido teledirigido- y tras repartirse los sillones, irse de buenas vacaciones y quitar unas cuantas banderas de España (esta era la famosa ‘emergencia social’ que predicaban) se dieron cuenta que llegaba la tan cacareada fecha del 9 d’Octubre y que todo había sido una burda falsedad. Algo habría que decir. Y se sacaron de la manga lo del Canal 9 enlatado con programas grabados y dibujos animados. Vamos, lo que usted y yo conocemos vulgarmente como una tomadura de pelo. Al final no habrá ni Canal 9 enlatado, porque parece que a Antonio Montiel echó marcha atrás ante el peligro de un monumental ridículo.

Llegará pronto el 9 d’Octubre, y se cumplirá lo que siempre se supo pero no todos querían ver: que el tripartito solo sabe de demagogia y a día de hoy son incapaces de cumplir nada. Que ellos sabían que no podía reabrir Canal 9 el 9 d’Octubre 2015 (hay una ley de extinción y mucho tema legal detrás, no es tan fácil como conectar un cable y ya por mucho que eso pregonara la Izquierda) pero siguieron con su patraña quedando entonces en evidencia.

Al tripartito solo le puedo decir: ustedes prometieron reabrir RTVV, con todos sus trabajadores y en una fecha concreta. Era una de sus propuestas estrella. La politiquería desarrollada por el tripartito empieza a hacer mella y si no son capaces de hacerlo reconozcan que han mentido descaradamente a la sociedad valenciana, que son un gobierno incapaz, cojan sus bártulos y dimitan, ya que se han cumplido ni 90 días de la llegada del tripartito al Gobierno de la Generalitat y ya han sobrado hechos para apear la quimera de la Izquierda en España y que salga a relucir la verdadera entraña de la misma.

Juan Antonio Sanz Núñez

Be the first to comment on "Promesas incumplidas"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*