Bellver acusa a la izquierda de miopía política por impedir la reducción de diputados

wpid-bellver.jpg

 El portavoz del grupo popular en las Corts, Jorge Bellver, ha acusado a los grupos de la oposición de «miopía política» y «egoísmo ideológico» por no querer «siquiera» sentarse a negociar la reducción y elección directa de los diputados autonómicos.

En un comunicado, Bellver ha lamentado que la oposición tampoco se siente a debatir el aforamiento y otras cuestiones propuestas por otros grupos parlamentarios. «Pero así es la izquierda: hablan pero no escuchan y no proponen, imponen, en cuanto tienen oportunidad», ha añadido.

El ‘síndic’ del PP ha insistido en el compromiso del presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, asumido por la coordinadora general del PPCV, Isabel Bonig, de «hablar de todo con todos», desde las propuestas antes citadas, que supondrían una modificación del Estatut d’Autonomia, a «cualquier iniciativa de interés general que beneficie al conjunto de los habitantes de la Comunitat».

«Como portavoz del grupo parlamentario popular, he demostrado que estamos dispuestos a hablar, a pactar y a negociar, mientras la oposición tan sólo ha demostrado hasta ahora que lo que le va es la política de escaparate y del esperpento«, ha añadido.

Así, ha criticado que «ni siquiera aceptan hablar de nada y con nadie» y ha puesto como ejemplo la comparecencia tras la reunión de la Junta de Portavoces. A su juicio, no están dispuestos a escuchar «porque les ciega el rechazo a cualquier propuesta del Partido Popular y buscan todo tipo de excusas para no mantener una reunión constructiva, en positivo y con propuestas sin límites».

Al respecto, Bellver ha denunciado que «la oposición se ha atrincherado en la radicalidad del ‘no’, rechazando incluso sentarse a negociar y despreciando el ofrecimiento Bonig, por encargo del president para llegar a acuerdos que beneficien a los valencianos en general».

   En concreto sobre las cuestiones que pueden suponer una reforma del Estatut, ha asegurado que «no tiene sentido negociar por partes», porque una reforma del Estatut «debe llevarse a cabo con el máximo consenso y abordando el mayor número posible de propuestas que hoy se debaten en la calle».

   «Debemos estar abiertos a las reivindicaciones de una sociedad que reclama más participación, más austeridad y más eficiencia en la administración y las instituciones. Y la izquierda debería tener el coraje de afrontar ese reto», ha asegurado Bellver, ya que en su opinión, «sacan pecho de puertas adentro pero se esconden de puertas afuera».