Blindados los conciertos educativos hasta 2019

wpid-wpid-colegios-recurso.jpg

Si el PP ya anunció una reforma en el concierto de los centros educativos de la Comunidad Valenciana, es ahora cuando la Conselleria de Educación ha tomado una decisión al respecto. Así, el departamento presidido por María José Catalá ha anunciado que aprobará una orden con la que prorrogará los conciertos con colegios dos años más, es decir, hasta el curso 2018-2019.

Esta orden aparece a dos años vista de la caducidad de los actuales conciertos, por lo que ya anuncia polémica entre la oposición, que ya apuntan diferentes matices a la ley de conciertos educativos.

También beneficiará únicamente a los conciertos firmados en los cursos de Primaria, etapa en la que la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) permite ampliar de cuatro a seis años los conciertos. Además, permitirán a los colegios acogidos la creación de unidades de FP Básica.

Al respecto, la portavoz del Consell y consellera de Educación, María José Catalá, ha señalado que es «totalmente razonable» la ampliación de cuatro a seis años la duración de los conciertos educativos en Primaria porque así se cubre toda la etapa educativa.

Catalá que se ha pronunciado de esta manera en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell con motivo de la ampliación de los conciertos de cuatro a seis años, ha explicado que lo que se ha hecho ha sido adaptar la orden de los conciertos que publican «todos los años por estas fechas» a la normativa básica, es decir, a la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Enseñanza (Lomce).

Dicha ley, ha continuado, fija un periodo de concierto de seis años para Primaria, que tiene un periodo de seis años, mientras que el anterior modelo de cuatro años «no cubría esa etapa». A su juicio, es «totalmente razonable hacer un concierto que cubra toda la etapa de Primaria».

LA OPOSICIÓN

En un principio tanto el PSPV como Compromís se mostraron más radicales en sus propuestas educativas, pero en los últimos días en sus diferentes actos de sus formaciones su discurso se ha tornado más conciliador.

Esquerra Unida se mantiene contraria a los conciertos ya que a su juicio convierten el derecho a la educación «en un negocio», aunque la coordinadora general, Marga Sanz, matizó que las cooperativas han de tener un tratamiento especial.