El partido de Rosa Díez pide a los valencianos que se declaren catalanes

wpid-screenshot.2.jpg

 

screenshot.2

UPyD, en pleno proceso de posible convergencia con Ciutadans, ha hecho una apuesta pública por la catalanidad de los valencianos invitándoles a través de las redes sociales “a decir el 10 de septiembre yo también soy catalán”. De hecho el coordinador de la formación magenta en Valencia, respaldado por algunos miembros de su Consejo Territorial, ha leído frente al ayuntamiento del Cap i Casal y unos pocos curiosos el manifiesto “yo también soy catalán”.

El llamamiento, que ha tenido una escasa repercusión en la calle, sí ha sido fuertemente contestada por las entidades valencianistas y por valencianos sin adscripción política en las redes sociales. Algunos de ellos echaban mano de los clásicos contemporáneos para recordar a los compañeros de Rosa Díez y Toni Cantó que “tant si vullc com si no vullc, que si vullc, sóc valencià”, y que “la meua forma de no ser català és ser valencià”, contraparafraseando en este último caso a Joan Fuster, líder intelectual de la pancatalanidad en la Comunidad Valenciana.

Se da la curiosa circunstancia de que UPyD, autoabanderado máximo defensor de la unidad constitucional de España, parece abogar ahora con esta iniciativa en tierras valencianas por los inconstitucionales Països Catalans, para regocijo de militantes de izquierda próxima a Compromís, que así lo han hecho constar en las citadas redes sociales.

Algún observador político valenciano independiente se preguntaba al conocer los hechos si, de no hacer UPyD pública e inmediata marcha atrás en su proclama catalanista de la víspera de la diada, se podría considerar que la formación magenta está haciendo méritos para integrarse en un hipotético tripartito ampliado a cuatro. A cinco, si sumamos a Podemos.

El responsable de prensa de UPyD Valencia, Alberto Bollo, ha hecho matizado posteriormente en su cuenta de Twitter que los ciudadanos valencianos que han mostrado su enfado en las redes por la iniciativa del partido al que representa son «despistados» y que este diario los «idiotiza». Bollo, sin embargo, no ha ejercido la autocrítica por la desafortunada iniciativa de pedirle precisamente a los valencianos, donde tan sensible se es a estos temas, que se declaren catalanes.