Fabra afirma trabajar para limpiar la imagen de la Comunidad Valenciana

Fabra 2

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, prosiguió este fin de semana su ruta por diferentes medios de comunicación nacionales. El sábado participó en La Sexta Noche, donde protagonizó una extensa entrevista y posterior debate con los contertulios del programa. Este peregrinaje no persigue otra cosa que “limpiar la imagen de la Comunidad Valenciana” en el resto de España, tal y como afirmó el jefe del Consell ante las cámaras.

Fabra fue presentado como el heredero de un Gobierno valenciano plagado de corruptos, a lo que el presidente de la Generalitat contrapuso los “datos objetivos” del Consejo General del Poder Judicial. Este órgano cifró, en su memoria de 2013, en 1.661 los casos de corrupción que había en España, de los que 656 se localizaban en Andalucía y casi tres veces menos, 280, se enmarcaban en la Comunidad Valenciana. El jefe del Consell reconoció que no es para estar “satisfecho”, pero aseguró que trabaja cada día “para que se limpie la imagen de la Comunidad Valenciana”.

Así, defendió su conocida como “línea roja” y garantizó que, mientras de él dependa, no habrá altos cargos del PP que se sienten a la vez en un escaño y en el banquillo de los acusados. También quiso señalar la diferencia entre estar imputado y ser procesado para defender la continuidad de algunos diputados del grupo popular en Les Corts. Además, dentro del partido y entre la clase política “hay gente muy buena”, afirmó, por lo que instó a los políticos a demostrar su “ejemplaridad” en los momentos de mayor dificultad.

Frente a esos políticos “buenos”, Fabra restó credibilidad a las declaraciones del extesorero del PP Luis Bárcenas, quien esta misma semana afirmó ante el juez que la caja ‘B’ del partido era muy anterior a su llegada a la formación. El presidente de la Generalitat consideró que “con más de 40 millones de euros fuera de España”, Bárcenas no es una persona “que pueda generar opinión”. Además, explicó que todas las cuentas del PP están auditadas y fiscalizadas y que no hay caja ‘B’ porque él no la ha encontrado.

Durante el debate, Fabra respondió a muchas preguntas sobre la gestión que el PP ha hecho en los últimos años sobre distintos asuntos que, ahora, están de actualidad. Por ejemplo, del accidente de metro de 2006 en el que murieron 43 personas y otras 47 resultaron heridas. El presidente de la Generalitat reconoció que, de producirse ahora un accidente similar, la actuación de su Gobierno sería “distinta” a la de aquel momento.

También reconoció que el cierre de Radiotelevisión Valenciana ha sido una de las decisiones más difíciles que ha tenido que tomar en sus casi tres años de mandato. Pero, a pesar del despilfarro económico que se vivió en los últimos años del ente público, Fabra defendió la gestión de RTVV y aseguró que llegó un momento en que tenía que elegir entre mantener esta actividad o garantizar los servicios públicos de la Comunidad Valenciana.