Fabra pide una normativa medioambiental europea más ágil

wpid-FOTO-Foro-MMAA-2804.jpg

El presidente del PPCV, Alberto Fabra, ha afirmado que desde su partido le piden a Europa que, sin renunciar al nivel de protección del patrimonio, “permita que la normativa en materia medioambiental sea más ágil y simplificada y, de este modo, haya un mayor aprovechamiento del entorno”.

Fabra, que se ha pronunciado de este modo tras la celebración de un foro europeo de Medio Ambiente que el PPCV ha celebrado en La Albufera, ha asegurado que “se trata de dar las máximas facilidades con el mayor nivel de protección de manera que tenga respuesta directa en los ciudadanos”, puesto que este tipo de iniciativas “las demanda la nueva sociedad, ya que el turismo y el ocio son motores económicos fundamentales para la Comunitat Valenciana”.

En este sentido, el presidente del PPCV ha señalado que “hay que considerar el patrimonio natural como un activo socioeconómico que permita mejorar la calidad de vida y generar oportunidades de riqueza y empleo”.

Así, ha recordado que desde la Comunitat “estamos protegiendo nuestro medio ambiente para que siga siendo patrimonio de todos los valencianos y una fuente de riqueza de futuras generaciones”. De esta forma, ha aseverado que en la autonomía “somos muy conscientes de la importancia del territorio como un activo turístico y tenemos que seguir poniéndolo al servicio de la sociedad para poder generar actividad económica, riqueza y empleo”.

“En 1995 –ha agregado– estaba protegido sólo el 1,7 por ciento de nuestro territorio, hoy el 40 por ciento fruto del compromiso de los Gobiernos del PP con la protección del territorio de la Comunitat”, ha señalado el presidente de los populares valencianos, quien ha añadido que la superficie incluida en la Red Natura 2000 en la Comunitat, concretamente un 37 por ciento, duplica la media de la Unión Europea, que se sitúa en el 18 por ciento, y es muy superior al 28 por ciento de la media de España.

Fabra ha explicado que por todo ello, el Consell está “capitalizando el trabajo y las inversiones en conservación y protección del entorno para rentabilizarlo como atractivo turístico, desplegando todo su potencial”. En definitiva, ha señalado que “sin renunciar a seguir protegiendo nuestro entorno, debemos sacarle el máximo aprovechamiento para utilizarlo como motor económico”.