La cara B de Castedo

wpid-Suny-Castedo.jpg

Suny-Castedo

La actual alcaldesa de Alicante -la “todavía” alcaldesa- heredó de su antecesor, Luis Díaz Alperi, una ciudad que embellecer. Por eso Sonia Castedo, con un impecable marketing, hizo del lema “guapa, guapa y guapa” una asociación de ideas entre los maceteros con flores con que regó la ciudad y su propia imagen personal. Porque hay que reconocer que Castedo no es fea. Feos son los asuntos en los que se le involucra. Como yo soy amigo a toda costa de la presunción de inocencia, pese a todas las apariencias y a Nuria Roca no daré por sentado que nadie sea un chorizo-a mientras no lo diga un juez-a. Pero sí que tengo para mí que salvo milagro Castedo no va a volver a ser candidata del PP. Y eso lo sabe ella, que es licenciada en sociología, y que de esto que les voy a contar ahora sabe un rato.

La cara B de Castedo se llama Asunción Sánchez Zaplana, Suny para los amigos, elegida para concejal por Díaz Alperi (que no por Castedo, que la heredó) y para consellera por Fabra (que no por Camps). Ahora lleva los servicios sociales de la Generalitat. Sí, esos que el president recién acaba de decir que estarán dotados el año que viene -electoral- con un 12% más de presupuesto. Una buena carta de presentación para quien no la conozca aún. Como la entrevista -¡y de ABC!- de este finde. Y como el toquecín editorial de Pedro Nuño de la Rosa a Juan Carlos Gumiel (ex-cope y cope escribiendo ambos en El Mundo. El segundo, desde la heterodoxia editorial “castediana”) por sus laudatorios artículos “como no he podido leer en otro medio” a la “todavía” -algunos dirán que “actual”- alcaldesa.

¿Y seguro que será Suny la elegida? De José Císcar, vicepresidente alicantino, sí. Y de Fabra y Madrid yo creo que también, porque su principal rival lleva sin ser concejal desde el año 95. Ahora que la sociología y el marketing tanto importan, y además de las virtudes políticas e intelectuales que seguro adornan a todos, sabemos que el candidato post-Castedo ha de ser chica, joven, y no demasiado desligada de la ciudad. O sea, Suny. Que además, como la “todavía” alcaldesa “actual”, tiene facultades que saltan a la vista -sin que apenas se note la diferencia- para repetir la exitosa política “guapa, guapa y guapa”. Pero también “limpia, limpia y limpia”.