La Comunitat Valenciana queda huérfana de representación en el Congreso

Joan Baldoví, portavoz de Compromís en el Congreso de los DiputadosJoan Baldoví, portavoz de Compromís en el Congreso de los Diputados

La Comunitat Valenciana queda huérfana de representación en el Congreso. Tras el pacto de PP, PSOE y Ciudadanos para conformar la Mesa del Congreso, Compromís-Podem y el resto de formaciones autonómicas con las que confluyó Podemos a las Elecciones Generales no tendrán grupo propio.

Las reacciones no se han hecho esperar. La coportavoz de Compromís y vicepresidenta de la Generalitat, Mònica Oltra, ha defendido este miércoles en los pasillos de las Corts Valencianes la constitución de un grupo parlamentario propio en el Congreso para la candidatura Compromís-Podemos-És el moment porque la ley electoral impide sumar los votos de partidos y coaliciones, por lo que ha dicho que «a lo que no suma por un lado no se le puede obligar a casarse por el otro», algo que sería un «atropello democrático». Oltra ha incidido en que los nueve diputados conseguidos «son de Compromís-Podemos-És el moment, ni son de Podemos ni son de Compromís» y la candidatura cumple los requisitos para tener grupo propio –más del 15% de votos por circunscripción y más de cinco diputados– y ha pedido que «algo que por derecho propio los ciudadanos nos otorgaron el 20 de diciembre la Mesa del Congreso no lo obstaculice, no lo impida».

«Yo no sé quién tiene miedo a la democracia en este país y quién no ha entendido el resultado del 20-D, interesadamente se está lanzando una idea de que Podemos va a tener cuatro grupos y eso no es así, es no entender la arquitectura de la legalidad electoral», ha dicho la dirigente de Compromís, que ha recordado que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, leyó los resultados en la noche electoral por separado «porque los votos no suman, no sumarían para subvenciones electorales, para mailing ni para conseguir los porcentajes que requiere tener grupo, no suman».

Así, ha incidido en «cómo a algo que no puede sumar por la legislación electoral se le obliga a permanecer en un mismo grupo parlamentario, es absurdo» y ha explicado que el reglamento establece límites «para que un partido que está en la misma organicidad no forme 17 grupos y tenga 17 portavoces, pero eso no tiene nada que ver con formaciones políticas distintas» como en este caso. Ha subrayado que no hay que confundir partido y grupos parlamentarios y que «los ciudadanos no votan partidos, votan candidaturas electorales» y sus representantes se deben a la candidatura, no al partido, al tiempo que ha recordado que en el Congreso «se ha hecho de todo, se han prestado diputados de unas candidaturas a otras, se han hecho todos los chalaneos posibles» y «resulta que los que conseguimos un resultado electoral por derecho, se nos impide».

A su juicio, este posicionamiento «tiene una intencionalidad política, no legal, y es que no se entiende la pluralidad, la diversidad y se defiende como gato panza arriba que el bipartidismo tradicional ha perdido más de 80 escaños». Oltra ha lamentado que «se dice que no puede haber tantos grupos parlamentarios. ¿Por qué no? Si los ciudadanos lo han decidido hay que gestionarlo y habrá que respetar lo que dicen».

Al ser preguntada sobre el pacto con el PSPV en la Generalitat después de que el PSOE defienda que no se constituya ese grupo propio, ha dicho que el presidente Ximo Puig «defiende la legitimidad para tener grupo parlamentario propio» y el pacto lo tienen «aquí».

Respecto a si la formación de los cuatro grupos es una condición sine qua non para apoyar al PSOE para la Presidencia del Gobierno, Oltra ha dicho que es «una condición sine qua non democrática, al margen de la formación de gobierno» porque «no se puede empezar a formar gobierno masacrando» y esta es «una premisa democrática», una cuestión previa a decidir el qué y el quién de cara a ocupar la Moncloa. Así mismo, cuestionada sobre si le da miedo el hecho de que el PSOE haya pactado con C’s para la conformación de la Mesa del Congreso, ha dicho que no lo tiene y que se trata de «una cuestión de posicionamiento político», al mismo tiempo que ha recordado que en las negociaciones previas al Pacto del Botánico también se pasó «por una fase así».

«Aquí alguien tiene que plantearse si quiere ser presidente del gobierno» del cambio, ha dicho Oltra, que ha mostrado su esperanza en que «se reconduzca la situación grupos y haya voluntad fuerzas del cambio para promover un gobierno del cambio».

 

Montiel muestra su disconformidad de Podemos con el pacto contra los grupos propios

El portavoz de Podemos en las Corts y secretario general de Podemos en la Comunitat Valenciana, Antonio Montiel, ha criticado este miércoles no se facilite la creación de grupos parlamentarios propios en el Congreso, como el de Compromís-Podemos-És el Moment. A su juicio, es «absolutamente injustificable desde el punto de vista político y jurídico». Montiel, a preguntas de los periodistas en los pasillos de las Corts sobre la posibilidad de que la Mesa del Congreso niegue a Podemos la posibilidad de formar cuatro grupos parlamentarios diferentes, ha subrayado que le «preocupa» la actitud del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que «ha llegado a un acuerdo con el PP y con Ciudadanos (C’s)». «Me sorprende que la comunicación política de ese acuerdo lo protagonicen Rajoy y Ribera», ha dicho el síndic de Podemos, quien ha advertido de que «esto coloca al Partido Socialista en una posición de subalternidad política lamentable». En este sentido, ha indicado que el socialista Patxi López es el presidente del Congreso, pero «de una manera un tanto devaluada por el protagonismo del acuerdo político que se atribuyen las dos derechas españolas: Ciudadanos y el PP».  «Me preocupa imaginarme que esto sea el principio de una gran coalición y ver que el PSOE se somete a una lógica que es la del PP, la señora Merkel y los intereses de la Unión Europea», ha añadido.

Del mismo modo, Montiel ha destacado: «Me preocupa que Sánchez prefiera hablar con C’s a hablar con Podemos» y, asimismo, ha tildado de «absolutamente injustificable desde el punto de vista jurídico y político que no se creen grupo parlamentarios propios para las confluencias como el caso de Compromís-Podemos-És el Moment». En su opinión, «en un momento decisivo para España con el desafío soberanista catalán ahí, tal vez un ejercicio de responsabilidad política e histórica hubiera sido facilitar la creación de estos grupos parlamentarios propios para demostrar que las instituciones españolas pueden estar a la altura de los tiempos y entender la pluralidad territorial».

Al respecto, ha indicado que «un grupo catalán, En Comú Podem, habría sido una referencia, un faro, para encontrar una solución negociada, basada en el diálogo y la cooperación para evitar un choque de trenes que están protagonizando Mas y sus adjuntos contra el inmovilismo de Rajoy». También ha destacado que es «muy significativo» que el Ministerio de Interior cuando daba los resultados de los comicios de diciembre la noche electoral «presentaba los resultados por separado de Cataluña, Galicia y la Comunitat Valenciana, de los de Podemos estatal».

Por tanto, «no entiendo que el Ministerio de Interior para unas cosas nos considere fuerzas separadas que han concurrido legítimamente a las elecciones y, por otra parte, ahora pretenda hacer un ‘totum revolutum'», ha manifestado. Preguntado por la posibilidad de pasar al grupo mixto, ha respondido que no le gusta que se utilice este grupo como «cajón de sastre», porque considera que es «una solución residual para aquellos que no cumplen los requisitos», pero ha hecho hincapié en que Compromís-Podemos «cumple los requisitos tanto en porcentaje de votos como en número de escaños». «Los valencianos nos merecemos que nos reconozcan la posibilidad, por primera vez en la historia, de tener voz propia en Madrid con grupo parlamentario propio», ha resaltado.

Be the first to comment on "La Comunitat Valenciana queda huérfana de representación en el Congreso"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*